fbpx
Inicio ColumnasEl arte y la virtud del cuidado Día de la lucha contra el VIH: ¿sabes lo suficiente para combatirlo?

Día de la lucha contra el VIH: ¿sabes lo suficiente para combatirlo?

Por Dra. Nancy Castrillón

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el VIH continúa siendo, a nivel mundial, uno de los mayores problemas de salud pública.  Solo en el año 2016, cerca de 35 millones de personas murieron por causas relacionadas con el virus, y a finales del mismo año, había aproximadamente 36,7 millones de personas infectadas por el VIH en el mundo.  

Se calcula que, cada año, cerca de 2,5 millones de personas son diagnosticadas con VIH globalmente, y según  datos de Medición y Evaluación de la Salud (IHME) de la Universidad de Washington (Estados Unidos), entre el año 2005 y 2015, los 5 países de América Latina con más contagios nuevos de VIH fueron:

  1. Argentina 7,8 %
  2. Paraguay 4,9 %
  3. Bolivia 4,8 %
  4. Colombia 4,6 %
  5. Ecuador 3,9 %

Factores de riesgo

La OMS enumera una serie de comportamientos que aumentan el riesgo de que una persona contraiga el VIH:

  • Tener relaciones sexuales anales o vaginales sin preservativo.
  • Padecer otra infección de transmisión sexual como sífilis, herpes, clamidiasis, gonorrea o vaginosis bacteriana.
  • Compartir agujas, jeringuillas, soluciones de droga u otro material contaminado para consumir drogas inyectables.
  • Recibir inyecciones, transfusiones sanguíneas o trasplantes de tejidos sin garantías de seguridad o ser objeto de procedimientos médicos que entrañen cortes o perforaciones con instrumental no esterilizado.
  • Pincharse accidentalmente con una aguja (afecta particularmente al personal de salud).

Mitos o ideas erróneas sobre el VIH

A pesar de que ha habido un gran avance a nivel médico con respecto a los tratamientos para combatir esta enfermedad, y la población está mucho más informada que en el pasado, todavía existen ideas erróneas o mitos en relación con el VIH, los cuales carecen de fundamento biológico y son reflejo de estereotipos y prejuicios.  Algunos ejemplos comunes de estas creencias erróneas incluyen:

1. Es posible contagiarse a través de contactos ordinarios o cotidianos

Con respecto a los fluidos, el VIH se transmite a través del intercambio de determinados líquidos corporales de la persona infectada, como:

  • Sangre.
  • Leche materna.
  • Semen.
  • Secreciones vaginales.
  • Secreciones rectales.

Así que la enfermedad NO se puede transmitir a través de la saliva, las lágrimas o el sudor de una persona que es VIH positivo, siempre y cuando esas secreciones no estén mezcladas con la sangre de la persona infectada.

Tampoco existe riesgo de contagio cuando se comparten platos o cubiertos, cuando se utiliza el mismo retrete o taza, o cuando se da un apretón de manos o un abrazo. Y tampoco hay contagio por compartir un cepillo de dientes con una persona infectada; ya que el virus no sobrevive fuera del cuerpo humano.

2. No se pueden tener relaciones sexuales con alguien que tiene el virus

FALSO.  La medicación contra el VIH ayuda a reducir la cantidad del virus existente en la sangre a niveles indetectables, lo que hace que el virus no pueda transmitirse mientras se mantienen relaciones sexuales, incluso sin preservativo. Sin embargo, aunque el peligro de transmisión del VIH mediante el sexo oral es bajo, hay varios factores que pueden aumentarlo y estos incluyen el contacto oral con sangre menstrual, la presencia de otras enfermedades de transmisión sexual y tener encías sangrantes o llagas en la boca, la vagina o el pene.

La mejor manera de protegerse es por medio del uso de preservativos o condones de látex. Los preservativos actúan proporcionando una barrera para los fluidos corporales que se comparten durante las actividades sexuales (incluyendo el sexo oral). Es importante que siempre se sigan las instrucciones de uso y no se utilice nunca el mismo preservativo en dos ocasiones.

Le puede interesar la entrada Mi vida amorosa y sexual desde que soy VIH positivo

3. Los hijos de personas con VIH también tendrán la enfermedad

NO NECESARIAMENTE. Una pareja de padres VIH positivo puede tener un hijo VIH negativo. Aunque, si bien es cierto que existe la transmisión vertical o materno-infantil por VIH, la cual hace referencia a que la madre puede transmitirle el VIH al bebé durante el embarazo, el parto o mediante la leche materna, si tanto la madre como el bebé reciben el tratamiento adecuado con antirretrovirales durante la gestación y el período de lactancia, las posibilidades de contagio disminuyen considerablemente (quedando en un 2 % o menos). En muchos casos, a la madre se le practica un parto programado por cesárea para prevenir la transmisión materno-infantil.  Por su parte, los bebés que nacen de madres infectadas por el VIH también reciben una medicación especial durante las cuatro o seis primeras semanas y no son amamantados.

4. La expectativa de vida de las personas que tienen VIH es menor

NO es cierto que las personas con VIH vivan menos. Si bien es cierto que si la enfermedad no se trata a tiempo puede llegar a ser mortal, en la actualidad existen diversos tratamientos, como los antirretrovirales, que, si se suministran al poco tiempo de ser diagnosticada la enfermedad, retrasan o evitan que el VIH avance de una etapa a otra y permiten que se tenga una buena calidad de vida.

Además, la expectativa de vida es similar a la de quienes no tienen la enfermedad, siempre y cuando el paciente siga las pautas médicas indicadas, se someta a los controles médicos periódicos y siga las pautas de protección y autocuidado correspondientes.

5. El VIH solo lo contraen algunas personas

A pesar de que hay grupos poblacionales que merecen especial atención por correr un mayor riesgo de infección por el VIH, como son los hombres que tienen relaciones homosexuales, los consumidores de drogas inyectables, los presos y las personas que están recluidas en otros entornos, los trabajadores sexuales y sus clientes, y los transexuales; el VIH es una enfermedad que no discrimina. Esto significa que la puede contraer cualquier persona si se expone a una situación de riesgo, como tener relaciones sexuales sin protección, la única diferencia está en las probabilidades de contraer la enfermedad, sin embargo, estas  pueden reducirse o evitarse siguiendo las pautas de cuidado y auto-cuidado indicadas.

Tratamientos y últimos avances médicos

Antirretrovirales

Gracias a los programas de prevención y detección temprana del VIH, el tratamiento antirretroviral (TAR) es el que mejores resultados está dando a nivel mundial en la lucha contra el VIH. El tratamiento antirretroviral (TAR) consiste en la combinación de tres o más medicamentos que bloquean el avance normal del virus y previene los daños que causa al sistema inmunológico, así como el contagio a otras personas.

El TAR ayuda a reducir la carga viral y, en muchos casos, hacer que llegue al punto de ser indetectable, pero sin erradicar la enfermedad por completo. El TAR no cura el VIH, pero los medicamentos sí contribuyen a que los enfermos tengan una vida más sana y una esperanza de vida más larga.

Vacunas

El diseño de una vacuna ha sido uno de los grandes retos de la comunidad científica, y hasta el momento no existe una vacuna aprobada para el VIH. Sin embargo, en un comunicado publicado en la revista “The Lancet” en julio del presente año, un grupo de investigadores informaron que, después de haber probado una vacuna en macacos, habían procedido a testarla en una muestra de 393 adultos sanos de entre 18 y 50 años de África Oriental, Sudáfrica, Tailandia y Estados Unidos. Los resultados encontrados sugieren que la vacuna es segura para los humanos, ya que solo cinco participantes reportaron efectos adversos (como dolor abdominal, diarrea, mareos o dolor de espalda) y los diferentes tipos de virus de VIH que se inocularon se volvieron suficientemente inofensivos. Sin embargo, los investigadores advierten que esta no es una vacuna definitiva, y que, en el mejor de los casos, hará falta esperar como mínimo 10 años para poder producir una vacuna final contra el VIH.

Hasta que no se tenga una vacuna eficaz, las personas con VIH deben vacunarse contra otras enfermedades como: la hepatitis B, el virus del papiloma humano (VHP) para menores de 26 años, la influenza (gripe), la neumonía neumocócica, la enfermedad meningocócica, el tétano, la difteria y la tosferina. También se recomiendan otro tipo de vacunas dependiendo de la edad, los factores de riesgo de una enfermedad concreta o ciertos factores relacionados con el VIH.

Trasplante con células madre

Debido a que los antirretrovirales no curan la infección del VIH sino que mantienen el virus controlado, se ha venido investigando con posibles mecanismos de erradicación del VIH por medio del trasplante de células madre. Un estudio realizado por investigadores españoles publicado en octubre de este año en la revista “Annals of Internal Medicine” informó que cinco personas infectadas por el VIH, que recibieron un trasplante de células madre, presentan actualmente niveles indetectables del virus en la sangre y los tejidos. Además, otro de los seis pacientes que participaron en el estudio ni siquiera presenta anticuerpos contra el virus en su sangre, es decir que, en la actualidad, es seronegativo. Sin embargo, los pacientes continúan tomando antirretrovirales, por lo que el paso siguiente, según los investigadores, “será suprimir la terapia para comprobar, a largo plazo, si se ha logrado erradicar el virus por completo y se habría logrado la curación”.

Fármaco Vedolizumab

En un estudio publicado en octubre del año en curso en la revista “Science of Translational Medicine”, se encontró que el medicamento Vedolizumab, el cual está aprobado para tratar la enfermedad inflamatoria intestinal (EII), evitó la formación y concentración de grupos de células T infectadas por el VIH que residen en los tejidos de la mucosa del tracto gastrointestinal. Los científicos llaman a esta concentración de células “reservorios o santuarios del VIH”. Según los autores, el Vedolizumab demostró ser seguro a lo largo del estudio y podría, algún día, ser una gran ayuda para desarrollar una cura contra el VIH.

Por: Nancy Castrillón
Licenciada en Psicología / Universidad de San Buenaventura, Medellín – Colombia
Máster en Neurorehabilitación / Universidad Autónoma de Barcelona
Máster en Humanidades /Universidad de Barcelona
Máster en Cronicidad y Dependencia  /Universidad Pompeu y Fabra
Contacto: mnancycastrillon@gmail.com
www.nancycastrillon.com
Facebook: www.facebook.com/pages/Nancy-Castrillón 

Fuentes:

Organización Mundial de la Salud

http://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/hiv-aids

Info Sida: Página del departamento de salud de EE.UU. que ofrece información sobre tratamiento, prevención e investigación del vih/sida

https://infosida.nih.gov/

https://www.abc.es/salud/enfermedades/abci-inmunoterapia-como-cancer-llega-sida-201810152057_noticia.html

https://www.abc.es/salud/enfermedades/abci-escondites-no-innacesibles-201810032029_noticia.html

Related Articles

Deja un comentario