fbpx
Inicio Superación Uno de mis propósitos para este año es recuperar una vieja amistad

Uno de mis propósitos para este año es recuperar una vieja amistad

Por Phrònesis
Uno de mis propósitos para este año es recuperar una vieja amistad

La amistad es uno de los vínculos afectivos más poderosos entre las personas. Es imposible imaginar la vida sin los amigos, su compañía y comprensión. Cuando se trata de una vieja amistad ese lazo se vuelve extraordinario. Los amigos son la familia elegida, con ellos nos sentimos queridos, cómodos y aceptados. Pero, ¿qué hacer si nos hemos distanciado afectivamente y queremos retomar el contacto? ¿Podemos recuperar una vieja amistad?

¡Por supuesto que sí!

Empezando el año es el momento perfecto para emprender proyectos, proponernos nuevas metas y objetivos. A menudo estas metas tienen que ver con quienes, por alguna razón, a lo largo de nuestra vida hemos dejado por el camino, las viejas amistades. Esas personas con las que alguna vez tuvimos mucha conexión emocional, compartimos afectos, momentos gratos y probablemente también desdichas.

¿Por qué nos alejamos de los amigos?

Nuestras circunstancias cambian y a menudo determinan las personas con quienes nos relacionamos. Por eso, muchas veces, sin querer, perdemos el contacto con esas personas queridas que formaron parte de nuestra vida ¿Cuándo fue la última vez que nos reunimos con esa compañera de clases con quien compartimos confidencias? ¿O con ese compañero de trabajo que tanto nos apoyó? ¿Desde cuándo no visitamos nuestro barrio para ver a los amigos de la infancia?

¿La razón?

Nos dejamos llevar por la cotidianidad, es la nueva dinámica de la vida que muchas veces nos aleja de esos seres que han sido especiales. Nos arropa lo doméstico y se convierte en la excusa perfecta para no dar ese primer paso. Lo vamos aplazando, lo dejamos para navidad y luego para año nuevo y otra vez para navidad y así han pasado los años…

El caso es que sentimos nostalgia y añoramos recuperar esa amistad de aquellos días que creemos tan lejanos, ¡es hora de actuar! No hay excusas, de seguro esa persona también te recuerda y estará muy feliz de reencontrarse contigo. Si hace tiempo que esta llamada se encuentra en tu lista de pendientes ¿Por qué no la has hecho?

¿Será que en el pasado cometiste algún error en torno a esa relación?, ¿esa persona hirió tus sentimientos?, ¿traicionó la confianza? Quizá te preocupe reiniciar contacto porque temes al rechazo o ¿te rehúsas por orgullo? Si a la luz del tiempo trascurrido, sientes que debió ser distinto, entonces debes iniciar la reconciliación, la cual solo es posible si sabes perdonar.

Abandona cualquier resentimiento.

Si es el caso de un malentendido o conflicto, maneja tus emociones, identifica cuales son los sentimientos presentes. A veces, nos rehusamos a olvidar viejos rencores. Piensa, ¿ese sentimiento te beneficia?  Recuerda que todos merecemos la gracia del perdón.

Una reconciliación solo será posible si das el primer paso para retomar la amistad. Perdonar te liberará y favorecerá la ansiada reconciliación, porque te acercarás a esa persona con una actitud más positiva.

Practica la empatía.

Piensa en cómo se sentirá tu amigo.  Si tienes la inquietud de retomar contacto con esa persona es porque aún vive en ti su amistad. Muéstrate compasivo y comprensivo para poder sanar la relación. No esperes que la otra persona cambie. Cambia tú.

¿Esa persona en el pasado te resultó nutritiva? ¿Es valiosa para ti?

Seguro que sí. Las personas cercanas que nos han dejado gratos recuerdos bien valen el esfuerzo.

Busca la ocasión para acertarte a tu amigo o amiga…

En tiempos de redes sociales es posible ir por aproximaciones sucesivas, propiciar encuentros virtuales, pasar a saludarlo en su perfil puede ser un primer acercamiento, etiquétalo en memes o utiliza cualquier otro recurso que le permita saber que lo recuerdas.

Escoge un momento oportuno. Una fecha importante para esa persona, como su cumpleaños, aniversario de graduación, etc. Cualquier ocasión relevante permitirá hacerle saber que sientes el mismo afecto de antes y que atrás quedó cualquier desencuentro que hayan tenido.

La amistad como toda relación humana requiere ser alimentada ¡Anímate a dar el primer paso!

Related Articles

Deja un comentario