fbpx
Inicio Pareja y sexualidad Te amo, pero no quiero que vuelvas

Te amo, pero no quiero que vuelvas

Por Phrònesis
Cómo decirle no a un ex, te amo, pero no quiero que vuelvas

Hazlo al estilo Terminator y dile “hasta la vista baby” a una relación tóxica.

Te quiero pero no quiero que vuelvas. Si hace poco cortaste con una relación en la que te la pasabas llorando, desanimado, celoso y sobretodo, aburrido la mayoría del tiempo ¡felicitaciones! Sabemos que tomar este tipo de decisiones es una ardua tarea, ya que no es nada cómodo despojarse de las cadenas del apego irracional.

Existen muchas parejas que confunden el amor con la codependencia, y de esta última se derivan comportamientos tóxicos y cíclicos que pueden terminar destruyendo pilares como la dignidad, la autonomía y la autoestima. Por eso, si recientemente le expresaste a tu ex: “te quiero, pero no quiero que vuelvas” sigue firme en tu posición. Es normal que lo extrañes, que te sientas solo a ratos o incluso incompleto, pero lo importante radica en que entiendas que lo que sientes es pasajero y sobretodo, producto de haber salido de tu zona de confort.

Por más irónico que pueda parecer, muchas personas viven un infierno en sus relaciones pero hacen hasta lo imposible para evitar que terminen dado a que creen ciegamente en que les resultará imposible continuar con su vida sin la compañía del otro. También ocurre que uno de los miembros de la relación se niega a comprender que las cosas se acabaron y continúan buscando de manera obsesiva a su ex. Si ese es tu caso, es más que urgente que le repitas cuantas veces sea necesario: “te quiero pero no quiero que vuelvas”.

Es natural que dudes durante el proceso, pues las relaciones destructivas de este tipo dejan un aparente y doloroso vacío, producto del sometimiento y los comportamientos hirientes a los que te habías acostumbrado. Lo importante es que tú mantengas la calma y confíes en que todo saldrá bien, luego del necesario rompimiento.

A continuación, te dejamos unos consejos para que sepas cómo actuar luego de haber dicho: “te quiero pero no quiero que vuelvas”.

Te amo, pero no quiero que vuelvas  No. 1:

En su libro “¿Amar o depender?” (1999) el psicólogo y escritor Walter Riso afirma que: “lo peor que le puede pasar a una persona que se está separando es tener amigos objetivos. No falta quien quiera parecer equilibrado y ecuánime. La mayoría de la gente opina sin tener idea. Además, como los sujetos apegados ocultan sus problemas de pareja, los allegados suelen permanecer ignorantes de los detalles domésticos. Es mejor rodearse de personas incondicionales que nos animen y apoyen en la decisión”. Así que ya sabes, si necesitas firmeza en una decisión que tomaste porque sabes que es lo mejor para ti, busca quien te brinde apoyo. No se trata de que te alcahueteen, sino de que te ratifiquen una elección que hiciste por tu propia salud.

Te amo, pero no quiero que vuelvas  No. 2:

Fortalece tu autoestima y convéncete de todo lo que vales como individuo de acuerdo a tus propios criterios. Los expertos recomiendan el siguiente ejercicio: recuerda momentos felices y anteriores a la relación de la cual acabas de salir, en los que te sentías rebosante en seguridad y alegría. Eso te ayudará a activar sentimientos positivos y te dará fuerzas para seguir adelante.

Te amo, pero no quiero que vuelvas  No. 3:

Como dice la canción “lo que pasó, pasó” y es hora de dejarlo atrás. De nada sirve estancarte en un pasado repleto de heridas abiertas. Sigue tu vida, enfréntate al duelo y haz actividades que te distraigan y nutran mientras tus dolores cicatrizan.

Te amo, pero no quiero que vuelvas No. 4:

Las relaciones basadas en el apego se asemejan a las adicciones a las drogas o al alcoholismo, por lo cual es más que natural que luego de una ruptura de ese tipo comiences a justificar todo lo malo que ocurría durante la relación. ¡Cuidado! Tu mente te está engañando tal como le pasa a un adicto cuando le quitan el vicio, en otras palabras, tú estás reclamando tu droga debido a la abstinencia. Mantente firme y fuerte, intenta no dudar pues es preferible enfrentarse a todo eso que retornar eso que te afecta.

Sin duda buscar ayuda profesional te ayudará a guiarte mejor en la decisión tomada y así será menos complicado sobrellevarla.

Related Articles

Deja un comentario

¿Es posible ser fiel? Cómo afrontar la infidelidad en la relación de pareja - Walter Riso

La conferencia inicia en:

-
x