fbpx
Inicio ColumnasNeuromanagement aplicativo-El cerebro inteligente Los problemas del sueño, ¿duermes o crees que duermes?

Los problemas del sueño, ¿duermes o crees que duermes?

Por Dr. Rodrigo Isaza Bermúdez
Los problemas del sueño, ¿duermes o cree que duermes?

El sueño ha desvelado a más de un investigador, científico, pensador o poeta: se le han asignado procesos mentales inexistentes como adelantarnos al futuro, mensajes secretos del más allá, premoniciones y toda una serie de fantasías que nos mantienen entretenidos.

La lectura de los contenidos oníricos ha enriquecido a más de uno, desde los sueños del faraón, interpretados por José en la biblia, hasta las grandes empresas que venden imaginación a los incautos.

El cerebro construye contenidos, crea estructuras mentales posibles e imposibles, nos mantiene en perfecto balance para obviar o minimizar los daños de la realidad, por eso nos recrea con sus locuras, nos saca de contexto y nos lleva al mundo mágico de la infancia. Soñamos con quimeras, números de lotería, la aparición en nuestra vida de la opción amorosa o la riqueza esquiva.

Soñamos con mensajes secretos que nos envía desde el más allá nuestra madre muerta, nos recuerda una deuda o una promesa que alguien fallecido no pudo cumplir. De hecho, el cerebro durante el sueño crea imágenes y contenidos almacenados en la memoria, tiene la posibilidad de mezclar elementos que muchas veces son incoherentes, como realizar un cuento de toda una serie de capítulos almacenados, y es allí donde tratamos de darle ideación a un lenguaje onírico sin sentido.

Freud, como neurólogo e investigador, encontró en el subconsciente la forma de aflorar verdades, frustraciones y pulsiones, manteniendo en su teoría una corriente interesante que todavía persiste y permite a algunos terapeutas develar muchos de los traumas antiguos o de la vida diaria.

Con los estudios de resonancia magnética funcional, electroencefalograma y toda una serie de aparatos, conocemos las áreas cerebrales que se activan en cada etapa, sabemos cuándo se activan los músculos de los ojos, la mandíbula o nuestras piernas inquietas, cuando se reactiva el cerebro en las zonas de almacenamiento y codificación de la memoria.

Muchas personas se levantan cansadas, sin embargo, dicen haber dormido toda la noche, y pasa también, al contrario, los que se desvelan y no han dormido bien. Dormir toda la noche no quiere decir que se durmió adecuadamente: yo conozco gente que labora todo el día y no hace nada productivo.

Puede haber amnesia del período de sueño y no se es consciente de haber dormido, o también múltiples despertares, con un sueño adecuado, en cuanto a que las etapas necesarias son duraderas y alternantes como debe ser.

¿Si me levanto cansado/a a pesar de haber dormido, es un problema de sueño?

Es lo primero que tenemos que averiguar, existen muchas enfermedades como la anemia, las infecciones crónicas, la enfermedad tiroidea y cardíaca, la ansiedad y la depresión que alteran la duración y la alternancia de cada una de esas etapas del sueño I,II,III y IV.

El uso de fármacos para dormir o para tratar otros problemas modifica la estructura cerebral del sueño e impiden la producción adecuada de hormonas y serotonina, necesaria para la ergonomía y el desempeño durante el día.

¿Es beneficiosa la siesta?

La respuesta es sí. La siesta mientras se haga corta, de al menos 30 minutos, es suficiente para la mayoría de las personas, pero recordemos que tenemos un patrón individual de sueño, algunos nos ponemos lentos o de mal genio luego de hacerla.

Si una persona no duerme en la noche y hace siesta, podemos estar cambiando el ritmo circadiano, que es el relacionado con la luz solar y el sueño, de modo que, como pasa en algunos ancianos, duermen durante el día y molestan toda la noche.

¿Cómo sabemos que dormimos bien?

Para el que duerme solo, puede ser difícil saberlo con solo levantarse descansado. Pero roncar, mover las piernas continuamente (durante el sueño o durante el día), notar desgaste en los dientes, dolor mandibular por el bruxismo (chasquido de dientes), o levantarse con un dolor al lado y lado de la cabeza (región parietal o la sien), pegar saltos (mioclonus de sueño), agitar los brazos golpeando el compañero de cama, levantarse al baño varias veces u orinarse dormido, son patrones reconocidos que ameritan consulta.

¿Son buenos los medicamentos o sedantes para dormir?

Dormir con medicamentos es una práctica recurrente. Hay hipnóticos que aceleran la primera parte del sueño (somnolencia) pero en algunas personas suelen causar agitación, otros inductores de sueño, pueden causar automatismos, como levantarnos, hacer una serie de actos irracionales o torpes para luego acostarnos y no recordar absolutamente nada.

Los antidepresivos mejoran el sueño en algunos pacientes, pero pueden alterar sus etapas, con etapas profundas y cansancio matutino. Muchos de los medicamentos pueden producir pesadillas o sueños malucos, resolviendo situaciones y problemas tontos que no se pueden controlar. Debe ser el especialista el que maneje y recete lo que necesites.

¿Es bueno dormir viendo televisión o escuchando radio?

La noche debe ser una etapa sin luz ni ruido. La mera luz hace que se activen centros cerebrales (núcleos supra-óptico y paraventricular), y del hipotálamo que maneja hormonas que regulan la producción de cortisol, altera la calidad del sueño, aumenta el azúcar y predispone a hipertensión arterial (presión alta) y obesidad.

El cerebro sigue oyendo, a pesar de estar dormidos, nos llega información inconsciente que se procesa y al día siguiente, no sabemos por qué nos levantamos preocupados.

  • Si te levantas con dolor en cuello, espalda o dorso, es posible que las etapas de relajación del sueño sean cortas o no se estén dando como debiera.
  • No hagas ejercicio antes de acostarte, la liberación de adrenalina produce sueños molestos y también insomnio.
  • No tomes medicamentos, a menos que sean recetados. Un plan de ejercicio matutino es suficiente para que durante la noche estemos a punto para dormir.
  • No te programes con problemas en la cama. Evita traer pensamientos repetitivos o planes para el día siguiente. Pon el cerebro en “blanco” y acuéstate pensando cosas agradables.
  • No programes el insomnio, las personas suelen adelantarse a los problemas “hoy sé que no voy a dormir”, “yo siempre me desvelo”, “yo nunca he dormido bien”.

Related Articles

Deja un comentario

Black Friday: descuentos hasta del 70%

Los descuentos terminan en:...

-
x