Inicio ColumnasMente sana, vida sana ¿Qué significa padecer de un trastorno obsesivo compulsivo?

¿Qué significa padecer de un trastorno obsesivo compulsivo?

Por Dra. Iris Luna
¿Qué significa padecer de un trastorno obsesivo compulsivo?

Las ideas fijas nos roen el alma con la tenacidad de las enfermedades incurables. Una vez que penetran en ella, la devoran, no le permiten ya pensar en nada ni tomar gusto a ninguna cosa.”, Guy de Maupassant.

Una señora me dijo hace poco:

Mi hija es maniática de la limpieza. Tiene la manía de limpiar y repasar lo limpiado cientos de veces. Es desesperante ver como sufre con ese tema. Se lava las manos todo el día porque piensa que hay microbios por todo lado ¿Será bipolar, por el tema de lo maniática que es?

Es frecuente que las persones hablen de “manía” cuando se refieren a alguien que tiene un comportamiento fuera de lo normal o repetitivo. Esta palabra puede generar confusiones en las personas y vale la pena aclarar el significado del término antes de hablarles un poco del Trastorno obsesivo compulsivo.

Para decir que alguien tiene “manía”, es necesario que la persona en cuestión padezca de un trastorno del estado de ánimo llamado TB I (trastorno bipolar 1) y se encuentre en una fase llamada estado maniaco. Esta manía corresponde a un periodo de tiempo en que la persona presenta un estado de ánimo alterado y persistentemente elevado, expansivo (muy efusivo y apasionado) o irritable. Este es acompañado de un incremento exagerado y persistente de actividad y de energía dirigida a determinados objetivos. La manía tiene una duración de al menos una semana y está presente en la persona casi todos los días. Esto se acompaña de ideas de grandeza, disminución de la necesidad de sueño, dificultades para parar de hablar y hablar (verborrea), indiscreciones de diferente tipo. En ocasiones pérdida del contacto con la realidad, y alteraciones del funcionamiento general. El estado es tan complejo que requiere de hospitalización.

Como podemos ver, la persona que mencionamos al principio, no tiene un trastorno bipolar y su comportamiento no tiene nada que ver con la manía. El lavado constante de manos y el comportamiento compulsivo de limpiar las superficies se relaciona con otra patología que se denomina Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) y que genera un gran sufrimiento mental para quien lo padece y los familiares.

El trastorno obsesivo compulsivo (TOC), se presenta cuando las personas comienzan a experimentar pensamientos obsesivos recurrentes y no deseados. Estos los hacen sentir impulsados ​​a hacer algo repetitivamente (compulsiones). Los comportamientos repetitivos, como lavarse las manos, revisar cosas o limpiar, pueden interferir muchísimo con las actividades de la vida diaria y las interacciones con la familia y amigos.

Es verdad que muchas personas tienen pensamientos bastante centrados o comportamientos repetidos. Pero estos no interrumpen la vida diaria ni su desempeño rutinario. Incluso, estos pueden hasta facilitar las tareas y permitir un orden a las cosas. Para las personas con TOC, esos pensamientos son persistentes y molestos, las rutinas y comportamientos no deseados son rígidos y no hacerlos les genera un inmenso desasosiego. Es decir, notan la aparición de una idea que comienza a martirizarlos, y aunque saben que esa idea es irracional, son incapaces de sacarla de la mente y la acompañan de un comportamiento que le llamamos compulsión. Esta genera que el paciente cree que calmará su idea obsesiva; y que infortunadamente no es así.

Mira este ejemplo:

Idea obsesiva: Las superficies están llenas de microbios que me van a enfermar

Compulsión: Limpiar las superficies una y otra vez y lavarse las manos continuamente (Incluso creando dermatitis por lavado excesivo)

Muchas personas con TOC saben o sospechan que sus obsesiones no son ciertas; otras por el contrario, piensan que sí podrían serlas (lo que se conoce como pobre introspección). Incluso, si saben que sus obsesiones no son ciertas, las personas con TOC tienen dificultades para mantener su enfoque de las obsesiones o detener las acciones compulsivas.

Un diagnóstico de TOC requiere la presencia de obsesiones y / o compulsiones que consumen tiempo (más de una hora por día), causan una gran angustia y perjudican el trabajo, la función social u otra función importante. El TOC a menudo comienza en la infancia, la adolescencia o la adultez temprana; los síntomas promedio de edad aparecen a los 19 años.

Las obsesiones y compulsiones, las dos grandes tiranas para el paciente. Les roban la vida y les generan sufrimiento mental”, Iris Luna.

Definición de las obsesiones:

Pensamientos, impulsos o imágenes persistentes que causan emociones molestas como angustia o disgusto. Muchas personas con TOC reconocen que los pensamientos, impulsos o imágenes son producto de su mente y son excesivos o irrazonables. Sin embargo, estos pensamientos intrusivos (que se les meten sin permiso en la cabeza) no pueden resolverse mediante la lógica o el razonamiento, por más que lo discutan con otras personas. La mayoría de las personas con TOC, intentan desesperadamente ignorar o suprimir tales obsesiones o compensarlas con algún otro pensamiento o acción. Las obsesiones típicas incluyen: preocupaciones excesivas sobre contaminación o daño, la necesidad de simetría o exactitud, o pensamientos sexuales o religiosos que ellos consideran prohibidos o malsanos.

Con respecto a las obsesiones de daño. Recuerdo a una mujer que escondía sistemáticamente los cuchillos de su casa (todos los elementos cortantes) porque una vez pensó horrorizada que alguna vez perdería el control con sus dos pequeños hijos y podría llegar a matarlos. Esa idea la torturaba y evitaba a toda costa estar en contacto con cuchillos.  Después de un tratamiento psicológico apropiado (Cognitivo conductual) y el manejo con medicamentos, la persona mejoró y su vida volvió a la normalidad.  Como vemos, las obsesiones pueden ser diversas, absurdas , pero muy incapacitantes.

Definición de las compulsiones:

Comportamientos repetitivos o actos mentales que una persona se siente impulsada u obligada a realizar en respuesta a una obsesión que la atormenta. Los comportamientos tienen como objetivo prevenir o reducir la angustia o una situación temida. En los casos más severos, una repetición constante de rituales puede llevar todo el día, haciendo que una rutina normal sea imposible de llevar a cabo. Para agravar la angustia causada por estos rituales, está el conocimiento de que las compulsiones son irracionales. Aunque la compulsión puede aliviar la preocupación, la obsesión regresa y el ciclo se repite una y otra vez.

Las compulsiones (p. ej., lavarse las manos, ordenar todo el tiempo, comprobar cosas) o los actos mentales (p.ej., rezar, contar, repetir palabras en silencio) reiterativos que la persona realiza respondiendo a esa obsesión o de acuerdo con reglas que se inventa y que tiene que aplicar de manera rígida, le pueden llevar horas y horas, e impedir que funcione bien en otras áreas.

Ejemplos de compulsiones:

  • Limpiarse o lavar las manos continuamente para reducir el temor de que los gérmenes, la suciedad o los productos químicos los “contaminen”. Algunos pasan muchas horas lavándose o limpiando su entorno.
  • Repitiendo para disipar la ansiedad. Algunas personas pronuncian un nombre o frase o repiten un comportamiento varias veces. Saben que estas repeticiones en realidad no protegerán contra las lesiones, pero que se producirán daños si las repeticiones no se realizan.
  • Buscando reducir el temor a hacerse daño a sí mismo o a los demás al olvidarse de cosas importantes. Por ejemplo, cerrar la puerta con llave o apagar la estufa de gas, algunas personas desarrollan rituales de control. Algunas personas vuelven a recorrer repetidas veces las mismas rutas para asegurarse de que no hayan dejado la estufa prendida, o la puerta sin llave. Así que salir para ellos es una verdadera proeza.
  • Ordenar y organizar para reducir la incomodidad. A algunas personas les gusta poner objetos, como libros en cierto orden, o arreglar los artículos del hogar “simplemente”, o de forma simétrica. Se desesperan si el orden se cambia o piensan que algo terrible les va a pasar si el entorno no está perfectamente ordenado.
  • Compulsiones mentales para responder a pensamientos obsesivos intrusivos (ideas sexuales o de contenido religioso; como por ejemplo pensar que hacen el amor con la virgen María o escupen un crucifijo, o asesinan a sus hijos). Algunas personas rezan o pronuncian frases en silencio, por horas y horas para reducir la ansiedad o prevenir un evento futuro temido.

El DSM V clasifica algunos trastornos dentro del espectro del Trastorno Obsesivo compulsivo.

En mi próxima columna, hablaré del tratamiento que requieren los pacientes diagnosticados con TOC ¡No te lo puedes perder!

Por: Dra. Iris Luna
Médico Psiquiatra – Máster en Nutrición
Especialista en Sobrepeso y Obesidad
https://www.facebook.com/iris.luna.oficial

Contacto:  iluna@phronesisvirtual.com 

Fuentes consultadas:

  • American Psychiatric Association. Guía de consulta de los criterios diagnósticos de DSM-5
  • Revisión de tema a cargo de: Tristan Gorrindo, M.D.; Ranna Parekh, M.D., M.P.H.
  • Kaplan y Sadock. Sinopsis de psiquiatría, 10ª edición.

Related Articles

Deja un comentario