fbpx
Inicio Pareja y sexualidad Carta al hombre que ya no me desea

Carta al hombre que ya no me desea

Por Phrònesis
sexualidad-placer-deseo

¿Alguna vez sentiste que se apagaba el fuego en tu interior? Yo lo sentí y fue una de las cosas más dolorosas que he pasado en mi vida. Y no solo porque la persona que más amaba en el mundo se encerraba en una burbuja, sino porque la distancia era total, no había pasión como pareja: te fuiste alejando cada vez más, que ni besos, ni caricias, te hacían volver a mi lado. En otras palabras, mi amor (tú) dejó de desearme y ya no me queda nada, solo un vacío entre los dos que ni la pasión que otros años fue tan fuerte parece volver a llenar.

Durante mucho tiempo pensé que el problema era yo. ¿Ya no era lo suficientemente atractiva? ¿Acaso no era ya tan apasionada como antes? ¿Me estaba volviendo vieja y aburrida a tus ojos? Y quizá a los míos… El cansancio de los años me hizo preguntarme de cuántas formas diferentes me estaba equivocando contigo, pero la realidad es que estaba equivocada conmigo. ¡Cuánto dolor me causé! 

También podría interesarte: ¿Por qué estamos teniendo cada vez menos sexo?

Viéndote a mi lado aún, luchando internamente la misma batalla que yo, comprendí que no era solo mío este calvario, que fuimos creando un abismo con el paso de los años, tú y yo. Y no hay tiempo para reproches, porque demasiado es lo que nos separa ahora como para desgastarnos echándonos la culpa. Tomemos lo que nos queda y volvamos al cauce, porque lo que nos queda es el amor de siempre y eso es lo mejor de este infierno.

Y si tenemos lo más importante, ¿qué sigue? Sigue retomar la vida, la pasión, la entrega. Sigue volver a sentir que no podemos estar sin el otro; a que nuestra piel nos dé la respuesta, que nuestros corazones vuelvan a latir con tanta intensidad cuando están muy cerca. Volver al abrazo de pasión, al beso de emoción y a las noches de fantasía. Nos queda la vida para fundirnos en aventuras y hacer resonar en el viento los gritos de la emoción. Nos queda el ímpetu. ¿Te atreves a intentarlo?

Related Articles

Deja un comentario