fbpx
Inicio Pareja y sexualidad Sexting: La práctica que pone en peligro la privacidad

Sexting: La práctica que pone en peligro la privacidad

Por Phrònesis
Sexting: La práctica que pone en peligro la privacidad

Recientemente, un estudio ha revelado que al menos ocho de cada diez parejas se suelen enviar fotos eróticas. Dicha práctica es un comportamiento sexual llamado sexting. A pesar de que es una práctica que despierta enormemente la libido en la pareja. También, es una actividad que conlleva a una serie de riesgos que deben ser considerados para evitar problemas en un futuro.

En los últimos años se viene acuñando una serie de prácticas que a la larga pueden ocasionar problemas. Hoy en día, representan una realidad. El problema es que el amor no es eterno y al terminar una relación las fotos compartidas no desaparecen. Las fotos que son subidas en internet permanecen en la nube hasta el final de los tiempos. De esta manera, a la larga estas pruebas de amor se pueden convertir en verdaderas pesadillas.

La práctica que resulta de lo más sugestiva y que recibe el nombre de sexting se ha vuelto muy popular entre las parejas. Representan un gesto asociado al amor digital. Sin embargo, puede conllevar a una serie de problemas tan severos que llegan a cambiar la vida de cualquier persona.

El sexting es visto como un comportamiento sexual riesgoso…

Sin embargo, en la reciente convención anual de la Asociación estadounidense de psicología celebrada en Toronto. Se reveló un estudio que demuestra como las parejas que comparten fotos íntimas disfrutan mejor del sexo.

Aunque, el sexting es presentado como un comportamiento sexual riesgoso. Se ha demostrado que, su uso ha sido muy extendido. De hecho, se sabe que ha ayudado a muchas personas a redescubrir su sexualidad. Pudiendo de esa forma disfrutar más de los placeres carnales.

Según palabras de Emily Stasko, profesora de la Universidad de Drexel en Filadelfia, “la relación entre el sexting y la satisfacción sexual es muy comprometedora. Puesto que, determina la eficiencia que pueden presentar dos personas al interactuar como pareja”. Se supone que, puede ser un hábito que ayuda a mantener una relación feliz.

El estudio de Stasko, presentó los resultados tomando como objeto de muestra a 870 estadounidenses cuya edad se comprenden entre los 18 a 82 años. Los resultados indicaron que 8 de cada 10 individuos reconocieron haber enviado fotos íntimas por teléfono. Tres cuartas partes de ellos enviaron imágenes a su pareja. Novio, novia, esposo o esposa, los cuales determinaron que el sexting representa otra forma de placer para experimentar en una relación.

Existen peligros que se deben tomar en cuenta…

 Sin embargo, si hablamos del sexting como práctica. También, debemos destacar los peligros que acarrea su uso. Los ejemplos que más han sonado actualmente han sido los diversos hackeos que ha presentado la plataforma de iCloud. En la cual, se ha divulgado una serie de fotos íntimas de famosas. Personajes como Jennifer Lawrence, Kate Upton, Rihanna, entre otras. Han visto comprometida y expuesta su privacidad.

Finalmente, esa publicidad negativa no debería afectar el lado positivo del sexting. Es indiscutible que, esta forma de compartir la intimidad con la pareja que realmente se ama, es un gesto que potencia la comunicación entre ambos.

El lado oscuro del sexting

La moda del sexting presenta una serie de complejidades que deben ser tomadas en cuenta. Existe una infinidad de casos en los que después de una ruptura amorosa la intimidad compartida se convierte en un arma de destrucción.  Todas las fotos comprometedoras se vuelven un material de conflicto. El chantaje y la extorsión están a la orden del día. Al punto que muchos casos terminan siendo investigados por la policía para tomar las medidas judiciales respectivas.

El otro problema surge, sobre todo, en adolescentes que comparten sus fotos íntimas con desconocidos. Esto, sin pensar ni siquiera en las consecuencias de ser partidario de un sexting descontrolado. El cual, en estos casos puede ser considerado como abuso infantil.

Aplicar medidas necesarias…

Las medidas a tomar para evitar tales disgustos están en nuestras manos. Lo primero, es mantener el anonimato en cada una de las fotos enviadas.  El rostro jamás debería ser reconocible. Usar claves o códigos que impidan el fácil acceso a esas fotos que se encuentren alojadas en plataformas digitales o en dispositivos electrónicos.

No ser partidario del sexting, enviando fotos a desconocidos de dudosa moralidad es una de las cosas más importantes. Si es una práctica que se piensa llevar a cabo, debe ser con alguien de infinita confianza como tu pareja. Por último, si es algo que se piensa hacer sin tomar las medidas de seguridad necesarias. Entonces, lo mejor es no hacerlo.

Related Articles

Deja un comentario