fbpx
Inicio Pareja y sexualidad Sexo de reconciliación: ¿santo remedio o completo desastre?

Sexo de reconciliación: ¿santo remedio o completo desastre?

Por Phrònesis

El sexo es una de las estrategias más ancestrales – y presuntamente efectivas– para lograr la tan deseada reconciliación luego de un conflicto en pareja.

La ciencia explica que el éxito y fama del sexo de reconciliación está en lo excitante que resulta para las personas ser transferidas súbitamente de un estado de malestar a uno de placer. El profesor de filosofía Aaron Ben-Zeév, autor de numerosas obras que repasan los factores psicosociales del amor y las relaciones de pareja, opina que el sexo de reconciliación puede llegar a ser tan efectivo que algunas personas discuten solo para tener que reconciliarse después.

Este efecto de transferencia que parece surtir efecto inmediato en la mayoría de la gente, fue puesto a prueba en un experimento realizado en 1974 por Donald Dutton y Arthur Aron. El experimento consistió en interceptar a un grupo de hombres en una calle peligrosa versus un tramo de calle seguro; poco después, una mujer atractiva pedía a los hombres que llenaran una encuesta. Los investigadores descubrieron que la excitación sexual fue mayor en los sujetos que habían sido interceptados en una zona aparentemente insegura, ya que la transición repentina del temor por la belleza de la chica se transformó en excitación sexual.

El sexo de reconciliación funciona bien para mí, ¿eso es un problema?

Hay muchas razones por las que el sexo se ha convertido en el arma secreta de hombres y mujeres cuando las cosas marchan mal en una relación. Además de la teoría de la transferencia emocional, influyen aspectos como:

  • La depuración del malestar en forma de placer
  • La fantasía de tener el control sobre el otro
  • La transmutación de la ira en poder y disfrute

Por otro lado, al tener sexo las personas sienten que sus problemas de pareja se disipan y la idea de llegar a un punto de compenetración profunda con el ser amado contribuye a la excitación sexual. Desde luego, el hecho de que se considere “una solución rápida y plácida” no significa que sea la mejor forma de resolver los conflictos sentimentales.

Para el profesor Ben-Zeév, existen solo dos escenarios posibles en los que el sexo de reconciliación entra en juego: las buenas relaciones y las malas relaciones. En las relaciones de pareja estables y funcionales, una discusión no es el fin del mundo sino una demostración de perspectivas que difieren pero que pueden convivir con madurez y respeto. En las malas relaciones (parejas tóxicas y disfuncionales), una discordancia puede convertirse en motivo inesperado de ruptura, y entonces el sexo se transforma en el único modo sobre la tierra de llegar a un punto de reencuentro.

Cuando las condiciones pintan así, las reconciliaciones en el dormitorio hacen más mal que bien, ya que postergan el diálogo, restan importancia a la madurez emocional y contribuyen a que las personas crean que no necesitan ponerse de acuerdo para vivir en pareja, sino, simplemente, “dejarse llevar por la pasión”.

Lo más seguro es que todo depende

En las buenas relaciones, en cambio, la pareja entiende que no es necesario provocar fuertes peleas para disfrutar de un buen sexo. Ambos miembros de la relación están abiertos a expresar lo que piensan, escuchar al otro y llegar a una tregua. En este escenario, el sexo de reconciliación no es tan importante como en los esquemas disfuncionales, ya que el placer del encuentro sexual puede hallarse también de otras formas: compartiendo nuestros sentimientos con el ser amado o a través de caricias. 

No existe un manual de instrucciones para el sexo de reconciliación, y tampoco una norma que nos prohíba experimentarlo cuando sintamos que nuestras vibraciones se extienden en esa dirección. No obstante, es importante tomarnos un tiempo para echar un vistazo a nuestro interior y preguntarnos si el sexo se ha convertido en un mecanismo de defensa para evadir los problemas que hay en nuestra relación, para sentirnos mejor con nosotros mismos o para satisfacer al otro en detrimento de nuestro propio bienestar.

Related Articles

Deja un comentario

Black Friday: descuentos hasta del 70%

Los descuentos terminan en:...

-
x