fbpx
Inicio Superación Las 4 razones para entender la resiliencia

Las 4 razones para entender la resiliencia

Por Phrònesis
las-4-razones-entender-resiliencia

La resiliencia es una virtud que caracteriza a ciertas personas, consiste en la fuerza psicológica para hacer frente a las adversidades y sacar el mejor provecho de ellas, a través de la transformación de lo negativo en positivo. El estrés y las desgracias para este tipo de personas es la oportunidad perfecta de crecer y desarrollarse, inclusive, muchos los psicólogos creen que las personas resilientes son capaces de sobrellevar la adversidad y poder reconstruir su vida después de un cataclismo personal.

El poder hacer frente al cambio o a la pérdida es una parte inevitable de la existencia, por lo tanto la resiliencia es una herramienta que todos deberíamos saber usar a nuestro favor, pues lo más seguro es que en algún momento de la vida nos tocará experimentar un duro golpe que será una prueba a superar. Los problemas que se nos presenten pueden ser suaves, por ejemplo el rechazo de un empleo deseado o muy duros como la pérdida de un familiar o ser querido, también el padecimiento de una enfermedad que nos cause estragos es algo que puede cambiar la manera de vivir para siempre.

Cualquiera sea el caso, entender la resiliencia y sacarle el mejor provecho de ella es fundamental en la vida. Es por ello que,  en las siguientes líneas te presentamos 4 razones por las cuales debemos entender y poner en práctica la resiliencia. ¡Sigue leyendo y no pierdas detalles!

¿Qué es ser resiliente?

Alguna vez te has preguntado ¿Cómo hacen muchas personas para poder mantener la calma ante tanta adversidad? ¿Cómo algunos pueden mantenerse en pie ante un desastre de vida? En esos casos donde la mayoría termina por desmoronarse, otros mantienen  la compostura y salen airosos de todo. A esto se llama resiliencia y  es lo que muchos especialistas en la psicología denominan como la capacidad de hacer frente y superar cualquier obstáculo; aquellos que tienen esta habilidad reciben el nombre de personas resilientes. Dichos individuos poseen la virtud o capacidad de hacer frente a los problemas y contratiempos sin que los afecten o dañen en su ser. Es importante destacar que, trabajar la resiliencia desde la infancia es la mejor forma de llegar a ser adultos preparados para la vida, por ello la mejor forma de criar un hijo resiliente, es que tú como padre también lo seas.

4 Razones para entender la resiliencia

La resiliencia, entonces,  tiene su fundamento en la manera en la que puedas hacerle frente a los problemas y vicisitudes de la vida, contratiempos que de alguna u otra manera marcan en gran medida la existencia de esa persona. Sin embargo, ¿Por qué es importante entender la resiliencia? La respuesta es simple, porque debemos ponerla en práctica y aplicarla en nuestro devenir…

Aprendemos a usar habilidades y fortalezas para encarar los problemas

Las personas resilientes son capaces de utilizar sus habilidades y fortalezas para encarar y recuperarse de los problemas y retos que suelen aparecer a lo largo de la vida. Por ejemplo,  la pérdida de un trabajo, los problemas financieros, las enfermedades, los desastres naturales que azotan, las emergencias médicas, divorcios o la muerte de seres queridos, son solo alguno de los problemas más comunes a los que se enfrenta el común denominador de las personas.

Aquellos que entienden a la resiliencia transforman estos incidentes negativos en el motor que los impulsa a superarse para ser mejor y sopesar las adversidades. En cambio, las personas que carecen de esa resiliencia o capacidad de recuperación terminan abrumados por tales experiencias y en consecuencia fracasan, se deprimen, siendo víctimas y quedando atrapados en los problemas. En muchos casos, la circunstancia acaba por engullirles y los deja hundidos en un hueco del que necesitan ayuda para poder salir,  empleando mecanismos que terminan siendo nocivos y hasta destructivos.

Dejamos a un lado el dolor y el sufrimiento…

Las personas que no poseen resiliencia, les cuesta recuperarse y pueden experimentar más angustia, estrés, ansiedad y dolor a nivel psicológico. Si entendemos la resiliencia sabremos manejar estas emociones negativas y aunque las desgracias de la vida no desaparezcan, al menos no seremos victimas del sufrimiento que traen consigo.  Ser resiliente no te hace ver la vida de color rosa, el ser resiliente es entender que la vida es realmente dura y que tarde o temprano terminan ocurriendo cosas dolorosas que debemos superar. Y, es justo en ese proceso, cuando tenemos la oportunidad de cambiar, crecer, desarrollarnos y mejorar. El sufrimiento, entonces, se presenta como un medio de transformación, depuración y se erige como un vehículo del cambio.

Se produce un cambio de mentalidad que favorece…

Las personas con resiliencia sufren de dolor y sensación de pérdida después de una tragedia, pero su perspectiva mental les ayuda a trabajar positivamente sus sentimientos y poder recuperarse más rápidamente, sacando ganancias del acontecimiento negativo.

Ser resiliente es ser elástico, asertivo y abierto al cambio, sobre todo cuando se sufre una desgracia. En estos casos, lejos de que la persona afectada termine por consumirse en el problema lo asume como una nueva oportunidad, la cual solo debe aceptarse  para  fluir en ella. Se trata de un estado mental de consciencia que favorece a la persona a tener buena actitud ante las adversidades.

Es natural que el dolor entre a nuestras vidas, pero jamás debemos permitirle que nos quiebre o rompa. La  elasticidad que ofrece la resiliencia a las personas es la fuerza para dar cara  a los problemas de frente, superar la adversidad y seguir adelante, incluso, en las peores situaciones. Con una mentalidad positiva las personas siempre terminan reuniendo las fuerzas necesaria para seguir adelante.

Forjamos un carácter que busca la superación personal en todo momento…

Son muy pocas las personas que nacen con propensión natural a ser resilientes. De hecho, la resiliencia es una habilidad que podemos aprender a lo largo de la vida y son los problemas los que nos forman en relación a ella. Será, entonces, el aprendizaje y el hábito de superación lo que forje las habilidades de resiliencia de una persona. El apoyo social, también, es una variable importante  que ayuda a la capacidad de recuperación. Por lo tanto,  las personas mentalmente fuertes tienden a tener apoyo de amigos y familiares que les ayudan en los momentos más duros, lo cual permite definir un carácter que busque la superación personal en todo momento.

Recuerda…

A la hora de aprender y entender sobre la resiliencia es importante considerar otros factores que nos ayudaran a tener la actitud adecuada y propicia para sacar el mejor partido a cualquier problema o situación negativa que atravesemos, entre ellos:

  • Tener una opinión positiva sobre nosotros mismos y nuestras capacidades.
  • Plantearse planes realistas y aferrarse a ellos como motor de vida.
  • Tener la visión de que somos personas luchadoras y que nunca nos damos por vencidos.
  • Alejarnos del papel y rol de víctima.
  • Tener inteligencia emocional y madurez psicológica.

En resumen, para cultivar la resiliencia lo más importante es amarnos a nosotros mismos, respetarnos e intentar mantener una alta autoestima y amor propio.

 

Related Articles

Deja un comentario

Black Friday: descuentos hasta del 70%

Los descuentos terminan en:...

-
x