fbpx
Inicio Familia ¿Qué cambia con la masiva migración de la TV tradicional a las plataformas?

¿Qué cambia con la masiva migración de la TV tradicional a las plataformas?

Por Lic. Marcela Monte
que-cambia-con-la-masiva-migracion-de-la-tv-tradicional-a-las-plataformas

Los cambios siguen aconteciendo y a una velocidad desopilante. Hace años la preocupación acerca de los niños y la TV radicaba en la proliferación de canales infantiles que brindaban un continuo de programación a lo largo de una gran cantidad de horas; hoy una alternativa a la programación con horarios definidos surge a partir de la masiva migración de la población a las plataformas como OnVideo, Netflix y los streaming de YouTube.

Ventajas y desventajas

Puede considerarse una ventaja la salida del canal de 24 hs para niños, fundamentalmente ante la única pausa que son las publicidades dirigidas a esta población fácilmente influenciable: golosinas, bebidas y juguetes, son la gran mayoría de las que van dirigidas a los pequeños; productos de limpieza y femeninos para las mujeres que están al cuidado de los infantes. La influencia enorme es percibida cuando las demandas de compra aparecen, con la claridad de querer el producto publicitado, y no admitir variantes. La salida de este influjo resulta parcial en los videos de YouTube en los que existen las publicidades al inicio, y mayor en Netflix donde no hay publicidades.

La paradoja del “kids”

Los mismos desarrolladores generaron las plataformas infantiles: la sección kids que supone una tranquilidad a los padres de que sus hijos no accederán a contenidos adultos. Lo que a menudo ocurre es que, basados en esta tranquilidad, los adultos permiten una excesiva permanencia frente a los monitores, desoyendo las recomendaciones de las asociaciones de pediatría internacionales, que advierten sobre los riesgos para el desarrollo infantil de consumir contenidos multimedia antes de los 2 años, y de tiempo mayor a dos horas para el resto de la infancia y juventud.

El sobrepeso y la obesidad como amenaza por dos vías

Se ha asociado el mayor riesgo de sobrepeso y obesidad tanto por el consumo de golosinas y bebidas azucaradas estimuladas por las publicidades, así como por la cantidad de horas de actividad sedentaria frente a las pantallas; se postergan actividades al aire libre o extraescolares que impliquen poner el cuerpo en movimiento.

La portabilidad

Contar con la posibilidad de llevar la programación fuera de casa ha evitado elaboradas conversaciones para convencer a los niños de salir. Ni qué hablar cuando los dispositivos están sincronizados y podemos continuar la reproducción del Smart TV en la tableta o teléfono con el que nos ausentamos del hogar. Una reproducción sin descanso que impide a los pequeños aprender a tolerar las transiciones de una actividad a otra. También ha perjudicado el reconocer los elementos que debería llevar al salir, así como las funciones de orientación y reconocimiento del entorno, el camino a seguir, las condiciones del trayecto: el niño va mirando la pantalla, perdiendo cantidades de potenciales aprendizajes que existen en el entorno.

Todo lo que aparece en la pantalla es verdad

Está bien, por supuesto que tú sabes que no es así, pero, ¿sabías que para los niños es muy fácil confundir la realidad con lo que ven por la tele? Entonces, es muy recomendable acompañarlos cuando están mirando y aprovechar para poder hacer una lectura crítica luego de lo que se ha visto, considerando puntos de vista y hasta disparando saludables discusiones para defenderlos.

Dulces sueños digitales

Uno de los usos de los recursos multimedia para niños es el de acompañarlos a dormir. Este terrible error no solo deja el cerebro activado con la luz de la pantalla previo a dormirse, sino que además resta uno de los momentos más valiosos para adquirir hábitos antes del sueño: revisar el día, agradecer por las experiencias realizadas y conectar emocionalmente con los cuidadores. Es una maravilla que se desperdicia dejándolo a cargo de una reproducción editada para ello.

A fin de cuentas

Los cambios de hábitos implican la consideración de nueva información, y como padres o adultos responsables del cuidado de niños, siempre debemos estar atentos y conscientes de los potenciales efectos de las decisiones sobre el desarrollo de los pequeños. No podemos esperar autorregulación: los programas están allí dispuestos para reproducirse automáticamente uno a continuación del otro. Es el adulto quien debe marcar el principio y advertir la finalización de una actividad, también cuando de una película o serie se trata.

El gran desafío como padres es generar alternativas tentadoras, que favorezcan la salida y provoquen la elección de otras actividades antes de instalar la mirada frente al monitor que sea, en el momento que sea.

Por: Lic. Marcela Monte
Facebook:  https://www.facebook.com/LicMarcelaMonte/
Licenciada en Psicología
Universidad Nacional de San Luis / Argentina
Psicoterapeuta Cognitivo – Conductual Infantil
Contacto: info@infantopsicologia.com 

Related Articles

Deja un comentario

¿Es posible ser fiel? Cómo afrontar la infidelidad en la relación de pareja - Walter Riso

La conferencia inicia en:

-
x