fbpx
Inicio Familia ¿Problemas de relación con tu hijo adolescente? Así puedes solucionarlo

¿Problemas de relación con tu hijo adolescente? Así puedes solucionarlo

Por Phrònesis
problemas-con-tu-hijo-adolescente-asi-puedes-solucionarlo

El hijo adolescente está en un punto crucial que marca la historia de la relación con sus padres. Los adolescentes tienden a manejarse bajo una conducta inestable, con comportamientos que pueden ser a veces negativos en varios aspectos de su vida. Esto debido a la transformación acelerada que el cuerpo presenta desde los aspectos físicos y psicológicos. Si estás pasando por uno de estos momentos, desde la perspectiva de padre, quédate porque este artículo es para ti.

Cuando tus hijos te enloquecen

¿Cuántas veces te has sentido al borde la locura porque tu hijo no acata las órdenes?, ¿hasta qué punto han llegado a inconformidad entre ambos?, ¿de qué te has cohibido?, incluso, ¿qué has llegado a hacer que pudo hacerte sentir mal?¡Existe solución! Para empezar, hay que intentar, en lo posible, no dar mayor trascendencia a lo que es abordable y llevadero. Parte por lo siguiente: también fuiste adolescente, también luchaste contra tus transformaciones en la juventud, también necesitaste de tus padres y tuviste que superar esta etapa. Comienza por ello.

La buena comunicación es clave

Analiza y replantea esto: ¿la comunicación entre ambos es de calidad? Bájate de la nube del ego y ponte en el lugar de tu hijo. ¿Cuántas veces se sientan a hablar sobre un determinado tema?, ¿cómo lo discuten? ¿Existe retroalimentación? Si continúas creyendo que el hijo debe satisfacer las necesidades del padre “porque sí”, el círculo de mala comunicación no tendrá final. Escucha a tu hijo. No seas insistente, porque serás evidente, pero sí sé un oído ante su desahogo; aborda la conversación desde todos los frentes y encuentren soluciones equitativas para los implicados. Hablarle, escucharle, permitirse hablar y establecer rutinas moderadas de comunicación, comenzará por desatar varios nudos.

Parentalidad antes que amistad

Hay que hacer a un lado la idea de que padres e hijos deben ser amigos. Sí, debe haber confianza, pues los hijos necesitan poder contar con sus padres para cualquier circunstancia en esta etapa de la vida, pero padres son padres, hijos son hijos y amigos son amigos, y este es un problema difícil de abordar en estas relaciones. ¿Te comportas con tu hijo, de igual forma como te comportas con tus amigos? Posiblemente no. Debes poder transmitir disciplina y orden, además de amor. No debes extralimitarte con las decisiones, pero debes abandonar el papel de la autoridad amistosa o crearás más problemas difíciles de manejar.

La forma en que te comunicas cuenta

Cuida tu vocabulario y modérate en la forma en que te expresas, ya que puede jugar en contra de ti y del desarrollo de tu hijo. Aunque suene a frase  cliché, piensa antes de actuar y modela previamente lo que tu hijo está aprendiendo de ti con tu comportamiento.  Asimismo, es preferible que le brindes un consejo positivo que lo impulse a mejorar, a sorprenderlo con un grito de mando.

Otro punto clave a considerar es que ya no es un niño, pero tampoco es un adulto; siente y piensa como tú, y como cualquier ser humano. Por lo tanto, elimina comentarios negativos, transformándolos en positivos, a favor de su madurez y mejor adaptación en la sociedad. Aunque habrán motivos para corregirlo, encuentra el para qué de las situaciones y poténcialo a superarse favorablemente.

Related Articles

Deja un comentario

¡NO COMAS CUENTO! Una dieta sana no es lo que crees. con Julio Basulto

Cierre de Segunda pre-venta....

-
x