fbpx
Inicio Salud y bienestar ¿Por qué el riesgo de depresión en la mujer es más alto?

¿Por qué el riesgo de depresión en la mujer es más alto?

Por Phrònesis
por-que-hay-mas-depresion-en-mujeres-que-en-hombres-psicologia

La depresión es un trastorno mental caracterizado por sentimientos constantes de tristeza, pérdida de interés en actividades que antes eran importantes y poco placer ante la vida. Las personas que viven con esta condición generalmente sienten que no valen la pena, presentan problemas de sueño o apetito, cansancio y una gran dificultad para concentrarse.

De hecho, las depresiones más severas pueden conducir al suicidio.

En América Latina y el Caribe, la depresión afecta al 5 % de la población adulta, según un informe de la Organización Panamericana de la Salud. En el Caribe latino, existe entre un 8.4 y 7.6 de prevalencia; en América del Sur, excluyendo a Brasil, las tasas se sitúan entre el 6.7 y 6.3.

Los índices en Brasil oscilan entre 5.2 y 5.3. En Cuba, Uruguay y Nicaragua, se han registrado las tasas más altas de Latinoamérica: 16.4 y 13.0; 16.0 y 13.6; y 13.7 y 14.1, respectivamente. Todas las tasas mencionadas son con base en 100.000 habitantes.

Las raíces de la depresión

La depresión es el resultado de interacciones complejas entre factores sociales, psicológicos y biológicos. Quienes han pasado por circunstancias vitales adversas (desempleo, luto, traumatismos psicológicos) tienen más probabilidades de sufrir esta condición. A su vez, la depresión puede generar estrés y disfunción, y empeorar la situación vital de la persona afectada y, por consiguiente, el diagnóstico.

Según la Organización Mundial de la Salud, las mujeres son más propensas que los hombres a la depresión y a la ansiedad, con casi el doble de posibilidades de sufrir un episodio a lo largo de su vida. Existen algunos factores que pueden influir: 

1. Antecedentes familiares

No todas las mujeres con historial familiar de depresiones presentan esta enfermedad, pero existe un mayor riesgo en personas con antecedentes de depresión u otros trastornos mentales, como la bipolaridad. Por lo tanto, el factor genético es uno de los principales influyentes.

2. Factores hormonales

Las características hormonales de las mujeres, principalmente relacionados con el ciclo reproductivo, pueden jugar un papel protagónico en la vulnerabilidad de las mujeres ante la depresión.

La química cerebral es un contribuyente en la generación de trastornos depresivos, así como la influencia de la construcción hormonal femenina, que puede llegar a influir decisivamente sobre las partes del cerebro que controlan el estado de ánimo o las emociones.

Algunas mujeres reúnen criterios para una forma severa de síndrome premenstrual conocida como trastorno disfórico premenstrual. La similitud de este trastorno con la depresión mayor puede indicar una mayor vulnerabilidad para la depresión, hormonalmente basada, en algunas mujeres. 

También podría interesarte: Depresión en los hombres

Los embarazos también suponen un factor de riesgo para la depresión, ya que el cuerpo de la mujer cambia de forma muy brusca. Si a ello sumamos la enorme responsabilidad que conlleva traer una nueva vida al mundo, es posible que la carga psicológica pueda resultar excesiva.

Otros factores hormonales pueden contribuir con la vulnerabilidad de las mujeres a los trastornos del estado de ánimo, como las diferencias de sexo relacionadas con los ejes hipotálamo, hipófisis, adrenal y tiroideo. El hecho de que las mujeres tengan una mayor respuesta al estrés, en comparación con los hombres, tiene importantes implicaciones para entender la reacción de las mujeres a este fenómeno. 

3. Acontecimientos vitales

Las mujeres adolescentes (13 a 18 años) son las más afectadas por la depresión y la causa podría ser el ciberbullying o el acoso escolar a través de redes sociales, ya que las experiencias negativas relacionadas con un estado depresivo suelen ser más comunes en mujeres que en hombres, de acuerdo con un estudio.

Las diferencias de sexo en estos acontecimientos vitales también contribuyen a incrementar la vulnerabilidad a la depresión en las mujeres; el abuso sexual, por ejemplo, es mucho más común en mujeres que en hombres y es un factor de riesgo mayor para la depresión. 

4. Rol social

Demasiadas responsabilidades, como el cuidado del hogar, la educación de los hijos, el trabajo o la familia, pueden devenir en un episodio depresivo grave para muchas mujeres. Si bien son cuestiones que también influyen en la vida de los hombres, en sociedades patriarcales (como América Latina) estos asuntos recaen cien por ciento en el género femenino, convirtiéndose en una “pesada cruz” para la mujer de la cual no puede deshacerse. 

Los síntomas de la depresión en las mujeres incluyen:

  • Tristeza, ansiedad o vacío persistente.
  • Pérdida de interés o placer en actividades, incluido el sexo.
  • Inquietud, irritabilidad o llanto excesivo.
  • Sentimientos de culpa, inutilidad, desamparo, desesperanza, pesimismo.
  • Dormir demasiado o muy poco, despertarse temprano por la mañana.
  • Poco apetito o pérdida de peso / comer en exceso y aumentar de peso.
  • Disminución de la energía, fatiga, sensación de “desaceleración”.
  • Pensamientos de muerte o suicidio, o intentos de suicidio.
  • Dificultad para concentrarse, recordar o tomar decisiones.
  • Síntomas físicos persistentes que no responden al tratamiento, como dolores de cabeza, trastornos digestivos y dolor crónico.

Related Articles

Deja un comentario

¿Es posible ser fiel? Cómo afrontar la infidelidad en la relación de pareja - Walter Riso

La conferencia inicia en:

-
x