fbpx
Inicio Salud y bienestar Cómo lidiar con personas conflictivas en el trabajo

Cómo lidiar con personas conflictivas en el trabajo

Por Phrònesis
Cómo lidiar con personas conflictivas en el trabajo

Las personas somos distintas, por ello es natural que tengamos puntos de vista diferentes. Pero hay quienes no saben manejar esas diferencias y asumen actitudes conflictivas en el trabajo, lo que cultiva un clima de competencia desleal y malsano. A menudo nos toca lidiar con este tipo de personas. ¿Qué hacer para salir airosos? Sigue leyendo…

El ambiente laboral es uno de los escenarios más propicios para que surjan malentendidos, sobre todo si en la cultura organizacional no se refuerza el trabajo en equipo. La necesidad de destacarse profesionalmente, acceder a un mejor cargo con mejor salario, sobresalir a como dé lugar, puede degenerar en que algunas personas fomenten intrigas o desafuero.

¿Es el trabajo lo que genera conflictos o son las personas?

Seamos francos, a veces, independientemente del ambiente laboral, hay personas que se dedican a hacer de su vida un conflicto y un drama (deben tener una historia de vida particular que no nos detendremos a analizar). Lo cierto es que son personas tóxicas, pasivo-agresivas, que suelen enrarecer el clima en las organizaciones, con su falta de asertividad, su baja autoestima y su incompetencia.

¡Las personas conflictivas tienen un patrón de conductas que se identifica con facilidad!

A todos nos ha tocado tratar con este tipo de personas. Se hacen las víctimas, son acontecidas, siempre les ocurre “algo” que afecta su desempeño. Recurren a excusas para justificar su ineficacia, casi nunca asumen su responsabilidad y las consecuencias de sus acciones. No pierden oportunidad para culpar a otros de su ineficiencia, buscan desacreditar ante el jefe a compañeros de trabajo, en fin, son personas conflictivas.

¿Qué puedes hacer para lidiar con este tipo de personas?

Mantente alejado de la persona conflictiva. Es preferible un trato cordial pero distante, que te asegure estar fuera de su toxicidad en la oficina. Las emociones se contagian, reúnete con gente de buena vibra y emocionalidad positiva.

Pero si tienen cruce de funciones y es inevitable la interacción, practica estas recomendaciones básicas para preservar tu paz interior, mantener tu compromiso laboral y una actitud profesional.

1. Ante cualquier conflicto no te lo tomes personal

Recuerda que es natural tener desacuerdos, las diferencias son ineludibles. Lo que sí es evitable es “armar” un conflicto, porque haya diferencias de opinión en el equipo de trabajo.

2. No te enganches

Mantén la calma, respira y cuenta hasta diez o hasta cien. Las personas conflictivas, pierden el control de sus emociones con facilidad, bien sea que se alteran dando rienda suelta a la ira o se victimizan y “sufren” por sentirse ofendidos.

3.Demuestra que eres buena escucha

Al escuchar a las partes involucradas evita hacer juicios apresurados. Deja que las otras personas se expresen, así tendrás de tu lado a los demás.

4. Identifica si ese conflicto tiene un fin útil y enfócate en él

Si tiene que ver con el trabajo, despersonaliza el conflicto. Descarta lo accesorio y enfócate en lo importante. ¿Cuál es el objetivo que se debe alcanzar? ¿Qué te corresponde hacer? Cede hasta donde sea posible, busca puntos medios que sirvan al resultado, no a las personas.

5. No te desgastes inúltimente

Si el conflicto no tiene un fin útil (no tiene que ver con alcanzar un objetivo laboral), no gastes energía y mantente al margen. Sabemos que es difícil, pero recuerda el viejo adagio que dice que para pelear se necesitan dos. ¡Al trabajo a trabajar!

6. En tus intervenciones no hagas juicios de valor

Limítate a describir las conductas, sin apasionamiento. Por ejemplo: la reunión era a las 9:00 y llegaste 9:30 ¿Cuál es tu compromiso para la próxima vez? No le des oportunidad para las excusas, compromételo. Toma nota, así podrás confrontar con hechos.

Si no te corresponde llamar la atención al conflictivo, porque está un supervisor presente, enfócate en las recomendaciones 1, 2, y 3.

En el trabajo, la mejor actitud es la de colaborar, sin prestar atención a lo que hacen los demás. De lo contrario, corres el riesgo de convertirte en una persona conflictiva.

 

Related Articles

Deja un comentario

”No existo por ti, sino contigo” - Water Riso

Últimas horas con -30% dto.

-
x