fbpx
Inicio Salud y bienestar ¿Cómo cambiar los pensamientos obsesivos a partir de la meditación?

¿Cómo cambiar los pensamientos obsesivos a partir de la meditación?

Por Phrònesis
¿Cómo cambiar los pensamientos obsesivos a partir de la meditación?

La meditación es una de las prácticas ancestrales más poderosas para alcanzar un estado de paz interior y expansión de la conciencia.

Meditar ha demostrado ser una técnica eficaz para el manejo de enfermedades físicas, pero también para generar cambios perdurables en nuestra forma de pensar y sentir, de modo que podemos hacer uso de la meditación para sanar episodios dolorosos del pasado, deshacernos de creencias disfuncionales y contrarrestar los pensamientos obsesivos, que son la causa de tantas perturbaciones y malestares emocionales.

De hecho, de acuerdo con un estudio publicado en 2013 en la revista Cognitive Therapy & Research, el mindfulness y otras técnicas de meditación pueden ayudar a las personas con TOC (Trastorno Obsesivo Compulsivo) y condiciones similares a experimentar una reducción importante en el impulso por neutralizar los pensamientos obsesivos con compulsiones (comer o beber en exceso para aliviar el malestar o la culpa). 

¿Qué es un pensamiento obsesivo?

Cuando hablamos de pensamientos obsesivos (también llamados pensamientos intrusivos) nos referimos a ideas o imágenes mentales recurrentes y angustiantes que nos resulta imposible controlar. El término guarda relación con el Trastorno Obsesivo Compulsivo, aunque no debe asumirse como un síntoma formal sin la opinión de un médico.

Los pensamientos obsesivos se consideran dañinos porque pueden llegar a absorber por completo nuestro tiempo y energía, hacernos sentir mal con nosotros mismos y promover el desarrollo de una personalidad hostil que nos impida relacionarnos adecuadamente con los demás.

Vale la pena tomar en cuenta que los pensamientos obsesivos solo atacan cuando se presenta una situación que realmente nos concierne. Esto significa que si aumentar de peso no es una preocupación para nosotros, los pensamientos obsesivos en torno a la comida y las calorías no nos afectarán.  

En otras palabras, el secreto para eliminar los pensamientos obsesivos no está en erradicarlos por completo o pretender que nunca tendremos una idea negativa, sino en optimizar nuestro mecanismo de respuesta. 

La meditación como una vía efectiva para “sanear” nuestra mente

La meditación nos facilita la tarea de explorar los rincones de nuestro subconsciente con la libertad de un observador. Técnicas como el mindfulness, la respiración diafragmática (o respiración abdominal) y la meditación guiada pueden ayudarnos a:

  1. Identificar los pensamientos obsesivos como “intrusivos” y no como parte de nuestra personalidad.
  2. Darnos cuenta de que estos pensamientos emergen de forma involuntaria y automática, por lo que no representan nuestro auténtico sentir o nuestros valores como individuo. 
  3. Aceptar los pensamientos obsesivos y soltarlos, anulando o reduciendo nuestra carga emocional. 
  4. Reducir la ansiedad, con lo cual también puede disminuir la tasa de pensamientos intrusivos que experimentamos a lo largo del día.

La efectividad de una u otra técnica varía de una persona a otra, sin embargo, las condiciones del entorno deben coincidir: un ambiente libre de distracciones (preferiblemente, paredes de tonos pasteles y blanco), y enfocar nuestra energía en el momento presente, sin elaborar juicios de valor (aunque esto puede ser difícil al principio, y por eso es necesario ser constante y disfrutar el proceso más que idealizar los resultados).

La Fundación Internacional para el estudio del TOC (International OCD Foundation) recomienda el ejercicio de la meditación (y en especial, el mindfulness) como un camino perfectamente viable para “cualquier persona que quiera dejar de sentir que lo que ocurre en su cabeza es una carga”. 

Meditar nos ayuda a observar y aceptar nuestros pensamientos, sentimientos y experiencias físicas no deseadas sin criticarlas o atribuirles un significado, y lo mejor es que podemos implementar esta práctica en cualquier lugar y momento del día, tan solo redirigiendo nuestra atención al sonido de la lluvia, el ritmo de nuestra respiración o el latido de nuestro corazón.

Related Articles

Deja un comentario

¡NO COMAS CUENTO! Una dieta sana no es lo que crees. con Julio Basulto

Cierre de Segunda pre-venta....

-
x