fbpx
Inicio ColumnasNeuromanagement aplicativo-El cerebro inteligente Cómo ganarle a nuestro cerebro: la utilidad del pensamiento crítico

Cómo ganarle a nuestro cerebro: la utilidad del pensamiento crítico

Por Dr. Rodrigo Isaza Bermúdez
Cómo ganarle a nuestro cerebro: la utilidad del pensamiento crítico

Usted se pasa la vida hablando consigo mismo: se alaba, se critica y se ofende; hay momentos donde se lanza unas lisonjas que ni usted mismo se las cree y, siendo modestos, estamos seguros que en muchos aspectos somos mejores que algunos de los que nos rodean. Eso es lo que llamamos lenguaje interior, sabemos que existe y de verdad no pensamos con palabras.

Ahora, hacer crítico el pensamiento es la base de un cerebro inteligente, es pensar en lo que podemos solucionar en el día a día.

Cómo entrenar el pensamiento crítico

Plantéese las siguientes situaciones y descubra si realmente está estableciendo soluciones a los problemas que le plantea su cerebro, haciendo frente desde la construcción de un pensamiento crítico:

  • ¿Cuántas veces se levanta o se acuesta pensando en algo que no depende de usted?
  • Conjugue los verbos de acción en cada persona yo, tú, él, nosotros, vosotros y ellos.
  • ¿Puede usted, y solo usted, resolver el problema que lo agobia? ¿Depende realmente de usted la solución? Si la respuesta es no, entonces, no se preocupe. Diríjase a la persona que tiene la solución a su problema.
  • En su trabajo, ¿los temas que necesitan resolverse son de acción grupal? Es decir, ¿es de ellos o de nosotros?  Enfóquese en la parte del liderazgo y si puede organizar su equipo, y solamente su equipo, aporte y comprometa a cada miembro en los temas de respuesta a los problemas.
  • ¿Tiene problemas de pareja que no dependen de usted sino de su compañero(a) sentimental o de un tercero? El problema ya no es suyo, es de ellos, y a menos que usted quiera hacer un triángulo, no puede aportar soluciones.
  • Use el lenguaje interior para cada evento de la vida diaria. El cerebro no puede resolver los problemas ajenos a menos que usted se haya preparado como terapeuta y tenga las estrategias y el conocimiento para hacerlo.
  • Un punto clave: no resuelva el pensamiento ajeno, no solo se va a enredar, sino que se va a involucrar en lo que no le importa. Las soluciones deben ser individuales porque el pensamiento interior del otro es una actitud propia que se modifica muy poco con opiniones externas.
  • Hágase cada vez esta pregunta: ¿Cómo me beneficio yo con las soluciones que le propongo a los demás? Si la respuesta es que se beneficia, usted entonces hace parte del problema.
  • No repita pensamientos que ya tuvo cuando se ha planteado soluciones, si no las recuerda, entonces, anótelas, el cerebro tratará de enviarle mensajes negativos, córtelos de entrada, es la única forma de estar conectados con el medio y hacer lo que tenemos que realizar.

Related Articles

Deja un comentario

Cómo lograr mejores orgasmos: el sensual arte de sentir placer

Esta conferencia con Diego Castrillón, inicia en...

-
x