fbpx
Inicio Familia ¿El uso de pantallas ayuda o desmejora la atención en niños hiperactivos?

¿El uso de pantallas ayuda o desmejora la atención en niños hiperactivos?

Por Phrònesis
¿El uso de pantallas ayuda o desmejora la atención en niños hiperactivos?

¿Eres padre de un niño que no logra quedarse quieto? Los niños hiperactivos no se pueden estar tranquilos ni un solo segundo, ya sea en la escuela o en el hogar, siempre están moviéndose y desbordando energía. Sin embargo, cuando se trata de ver televisión o jugar un videojuego la cosa cambia completamente. ¿Te suena familiar? A continuación, te contamos sobre este interesante tema que seguramente te será de gran ayuda si tu hijo padece de hiperactividad, ¡sigue leyendo!

Trastorno por déficit de atención e hiperactividad

Muchos padres se asombran de que sus hijos se comporten mal en todo momento, pero a la hora de estar frente a una pantalla sean unos verdaderos ángeles. Lo que ocurre realmente, es que la capacidad que presentan estos niños hiperactivos para concentrarse delante de una pantalla y no frente a otras circunstancias, se debe a un problema. Se trata del trastorno por déficit de atención e hiperactividad, cuyo acrónimo es TDAH; es una conclusión a la que apuntan muchos investigadores y especialistas que tratan a niños con esta condición. Sin embargo, no todo termina siendo tan sencillo como realizar un diagnóstico, ya que existen otras series de investigaciones que apuntan hacia el lado contrario, es decir, el TDAH también puede ser causado por pasar largas horas frente a un videojuego o televisión.

Son muchos los artículos que tienen como base el estudio a los niños hiperactivos, los cuales constatan que las personas jóvenes que pasan más tiempo frente a la pantalla de un dispositivo electrónico tendrán problemas de atención más agudos a comparación de aquellos que invierten menos cantidad de tiempo en esa actividad.

Esta dicotomía ha empujado a la comunidad médica a hacerse varias interrogantes, pero sobre todo, a continuar con la investigación. Resulta fascinante el comportamiento que pueden presentar los niños hiperactivos frente a las pantallas y, a su vez, el efecto negativo que los smartphone causan a largo plazo.

Un punto de vista de la psicología

Algunos psicólogos determinan que el problema de los niños hiperactivos en el déficit de atención, radica en la concentración directa y sostenida de estos. Es decir, que los niños con este comportamiento presentarán una mayor dificultad en poder mantenerse atentos, sobre todo en aquellas actividades que le imponen un esfuerzo mental. Sin embargo, en el momento del juego frente a una pantalla reciben continuamente respuestas y estímulos, cada una de sus jugadas recibe un refuerzo positivo, a través de premios o puntos, que les inducen un fuerte interés y motivación.

Este tipo de juegos les puede resultar muy atractivos y cómodos a los niños hiperactivos, puesto que no existe un retraso en la recompensa o en la espera de una respuesta. Lo mismo pasa con la televisión, al no haber atención sostenida se facilita el hecho de que los niños pasen tantas horas frente a ella. En consecuencia, para los niños hiperactivos es un problema de motivación, ya que se ha visto que ellos pueden presentar muchos inconvenientes a la hora de intervenir o participar en diferentes tareas de la escuela y el hogar, especialmente, en aquellas donde no hay un máximo nivel de concentración. La media de concentración en una actividad distinta a los videojuegos o la televisión, puede ser de tan solo 5 minutos, siendo diferente en una persona que no presente ningún tipo de trastorno, pues en este último caso fácilmente pueden mantenerse atentos entre 30 a 45 minutos.

Otras teorías sobre niños hiperactivos

Hay otros psicólogos y especialistas de salud que defienden otro tipo de argumentos en relación a este trastorno, estableciendo que el hecho que define el problema de atención en niños hiperactivos se debe a que la información se hace repetitiva y aburrida para este. En cambio, cuando hay un mayor índice de novedad deja de ser aburrida y se convierte en algo interesante; de esta manera, el niño pone un mayor esfuerzo en la tarea, con el fin de encontrarle el lado divertido. En ese sentido, la motivación o el entusiasmo que se tenga a la hora de realizar una actividad terminará facilitando una mayor atención.

El uso de las pantallas debe ser controlado

Los expertos concuerdan en que los padres de niños hiperactivos no deben recurrir a las pantallas cuando les conviene, es decir, como medio para que sus hijos se tranquilicen o se queden quietos; hacer uso de ellas porque es una forma fácil de tener tiempo de paz no es recomendable. Usar las pantallas como estrategia para poder hacer otro tipo de actividades sin ser interrumpidos por sus hijos, no es sano. Sin embargo, es cierto que por parte de los niños puede haber una respuesta positiva cuando hay una recompensa de por medio, por ejemplo, la famosa frase estudia y podrás jugar videojuegos.

Otra manera errada de sacar partido al uso de las pantallas es cuando la hiperactividad de los niños puede poner en riesgo el bienestar de la familia; por ejemplo, cuando se anda en un auto y estos niños hiperactivos no dejan que sus padres estén concentrados al conducir. En estos casos, una pantalla puede menguar toda esa actividad alocada y permite poderlos tranquilizar eficientemente, no obstante, no es recomendable, pues el problema debe tratarse desde la raíz, por lo tanto, buscar ayuda profesional y de especialistas es la mejor opción.

Recuerda

Existen estudios que aseguran que el abuso de pantallas de televisión, móvil, tablet o videojuegos incrementan los problemas de atención en niños hiperactivos. Por lo tanto, gracias al auge de las nuevas tecnologías el problema de atención estará presente. Sin embargo, de acuerdo a las circunstancias, estos niños pueden ser tratados para mejorar su conducta. Es importante, por ejemplo, descubrir cómo canalizar la furia de los niños.

En cualquier caso, la capacidad adictiva de los niños hiperactivos impacta de forma bastante negativa en el rendimiento académico, por ello, muchos especialistas aconsejan continuar con un seguimiento en los estudios manteniendo siempre un control de los mismos en relación a las horas de juego.

Ha quedado demostrado que un factor determinante que obliga a los niños hiperactivos a estar frente a una pantalla es cuando esta se encuentra en su habitación, así que no es recomendable que la misma forme parte de ese espacio. En últimas, tanto los factores familiares como los del entorno, hacen que la relación que guardan las pantallas con el déficit de atención sea sumamente complejo.

Related Articles

Deja un comentario

¡NO COMAS CUENTO! Una dieta sana no es lo que crees. con Julio Basulto

Cierre de Segunda pre-venta....

-
x