fbpx
Inicio ColumnasNeuromanagement aplicativo-El cerebro inteligente Multitasking: Mitos y verdades

Multitasking: Mitos y verdades

Por Dr. Rodrigo Isaza Bermúdez
Multitasking: Mitos y verdades

Siempre hemos querido ser como el pulpo, tener ocho tentáculos y poder hacer una cosa diferente con cada uno de ellos, también hemos deseado hablar y al mismo tiempo escribir, cantar mientras leemos, ver televisión mientras ojeamos una revista.

Las mujeres siempre se han creído el cuento que asegura que son superiores a nosotros, y no lo dudo, pero no porque sean capaces de hacer dos cosas al mismo tiempo — vamos a hilar delgado porque quitar un mito es una cosa casi imposible en Neuromanagement.

El cerebro tiene pocos periféricos, no lo imaginemos como un computador, porque no lo es, y tampoco funciona parecido a ningún ordenador. El aparato tiene pantalla, teclado, cámara, micrófono, sensores de pantalla, antena y otras conexiones que permiten al “cerebro” electrónico realizar una serie de actividades que nos maravillan. En los humanos, dichos periféricos reciben el nombre de órganos de los sentidos además de otros sensores más que sirven para establecer las conexiones necesarias que nos van a producir sensaciones e interpretaciones, no sólo del ambiente exterior sino de nuestro cuerpo.

Detectores de temperatura, acidez estomacal, producción de enzimas para la digestión, medición de la acidez de la sangre o de los gases de la respiración, además de miles de otras funciones biológicas, son procesadas sin que nos demos cuenta. Sin pedirnos permiso, hacen lo que sea necesario para no interferir con nosotros a menos que se disparen las alarmas que advierten del peligro.

Los periféricos del ser humano son limitados de cierta forma: no vemos todas las gamas de colores, no oímos sino una escasa franja de sonidos, no toleramos por mucho tiempo temperaturas extremas y duramos muy poco si nos falta oxígeno o glucosa (azúcar).

Podemos procesar miles de estímulos cerebrales por segundo y realizar funciones complejas a una velocidad que se mide en milésimas de segundo, pero la limitación está en que, a pesar de recibir tanta información, existen prioridades de selección, de modo que el cerebro elige en función, primero, de la supervivencia, con una velocidad tal que inhibe otras respuestas.

Si estamos en la selva y sentimos una serpiente, predomina la estimulación muscular para salir corriendo; si nos herimos con alguna espina mientras escapamos, el dolor no se siente, es suprimido para conseguir la respuesta de huida mientras el corazón bombea sangre a los músculos y la piel se pone pálida. Además, la pupila se dilata para ver mejor y el oído se agudiza mientras nos ponemos a salvo.

¿Cómo selecciona nuestro cerebro los estímulos percibidos por los órganos de los sentidos?

En el centro del cerebro, existe un procesador de la información de los órganos de los sentidos, se le llama el tálamo y conecta los centros más importantes de la corteza cerebral. Los humanos tenemos, también, un sistema complejo llamado Sistema Reticular Activante, que gestiona la atención, aunque estemos dormidos, nos despierta si hay peligro y nos deja dormir si identifica un ruido que es familiar pero que no representa alteración o daño.

¿Entonces no podemos hacer dos cosas al mismo tiempo?

La respuesta es variable, podemos hacer dos cosas al mismo tiempo, pero la atención puesta a cada una de ellas tiene una selectividad diferente, de modo que los estímulos percibidos por el cerebro son seleccionados, unos, conscientemente, y otros, sin tener consciencia alguna.

Se han hecho experimentos donde a una persona se le colocan dos auriculares conectados, uno, a un teléfono celular A, y otro, a un teléfono celular B. Un sujeto vinculado al teléfono celular A lee un texto y, al mismo tiempo, otro sujeto vinculado al teléfono celular B lee un texto diferente, de modo que el oyente escucha al mismo tiempo las dos notas. Luego, se le pide que haga un resumen de lo escuchado; para sorpresa, o recuerda lo que se le dijo por a través del celular A o B, o hace una mezcla de ambas lecturas sin una relación coherente, es decir que el cerebro selecciona el tema, pero no le llegan ambas informaciones de forma consciente.

La información inconsciente es difícil de recuperar, y posiblemente, no se recupera nunca.

¿Cuáles son los peligros de la multitarea o multitasking?

Como mencionamos anteriormente, la selectividad es primordial para el cerebro, pero cuando le implementamos dos opciones bajo premisas de imposición, como hablar por teléfono y, al mismo tiempo, conducir, los procesos de selectividad se alteran y, por prestar atención a una conversación, descuidamos la velocidad o la dirección del vehículo. También puede ocurrir que la audición afecte la visión y puede ocurrir que atropellemos fácilmente un peatón porque “no lo vimos” — y es cierto, nuestra visión no lo detectó conscientemente.

Estudiar oyendo música escenifica una estimulación multisensorial, notas musicales, letra con un sentido, con recuerdos; al mismo tiempo, entra información por la lectura, se altera la memoria inmediata y, por ende, la memoria a mediano y largo plazo. Al final, tendremos una idea volátil de lo que leímos y el resultado es un evento del cual no podremos recuperar información.

Pero el cerebro hace muchas cosas a la vez, ¿cómo las procesa entonces?

Hay procesos conscientes que entran en etapas de automatismo, y nuestro sistema reticular activante advierte condiciones de riesgo o de peligro. Podemos cenar viendo un noticiero, posiblemente el gusto disminuya, pero la digestión se hace en forma automática, sin pensar en ello; ahora bien, puede ocurrir que las noticias no sean agradables, así que vamos a generar un estrés inconsciente que facilita la producción de ácido, pobre digestión o alteración de la motilidad intestinal, también puede disminuir la irrigación sanguínea de las vísceras y aumentar el tono muscular. Al final, vemos la noticia, nos sienta mal la cena y dormimos tensionados con síntomas de indigestión.

  • Seleccione la importancia de cada acto que vaya a realizar.
  • Si va a estudiar, apague el celular, no oiga música que lo entretenga y le haga perder el hilo de lo que necesita aprender.
  • Maneje los estímulos en forma individual, haga primero una cosa, perfecciónela y hágala consciente, grábela para que pase a ser una memoria a largo plazo.
  • Los estímulos que se hacen simultáneamente ingresan a una memoria llamada “de trabajo” que es de corta duración y que se pierde si no se repite la acción.
  • El secreto para aprender es hacer escalonadamente los procesos de lectura, comprensión, interés, recapitulación, repetición e importancia.
  • Si usted se cree multitasking, trate de girar el brazo en forma circular en el sentido de las agujas del reloj, y su pierna derecha en sentido contrario, hable con dos personas usando dos celulares al mismo tiempo sin poner el altavoz y asuma las consecuencias: si es capaz, entonces podrá estar comenzando a ser una persona multitarea.
  • Recuerde que el ambidextro es ambitorpe, es mejor un zurdo o un derecho hábil que un ambidextro. 

Related Articles

1 comentario

MARGARET 24 septiembre, 2020 - 9:51 pm

Dr. Isaza, buenas noches. Gracias por su artículo son muy buenos.

quisiera saber si es posible escribirle a su correo?

También quisiera saber dónde puedo adquirir su libro

Responder

Deja un comentario

¿Es posible ser fiel? Cómo afrontar la infidelidad en la relación de pareja - Walter Riso

Cerramos 2.ª preventa con -30% dto. en:...

-
x
%d bloggers like this: