fbpx
Inicio Pareja y sexualidad Sexo oral y las enfermedades de transmisión sexual: mitos y verdades

Sexo oral y las enfermedades de transmisión sexual: mitos y verdades

Por Phrònesis
Sexo oral y las enfermedades de transmisión sexual: mitos y verdades

Un porcentaje significativo de la población mundial (en especial, los adolescentes) consideran el sexo oral una forma segura y ventajosa de experimentar su vida sexual al no existir riesgo de embarazo indeseado. Sin embargo, dejan de lado o subestiman otros factores que vale la pena tener en cuenta, incluyendo medidas de higiene y protección básicas para evitar la transmisión de enfermedades.

Los mitos asociados con el sexo oral (aunque la mayoría de ellos han sido desmentidos por la ciencia) persisten de generación en generación ante la ausencia de un sistema educativo global que enfatice en la importancia de enseñar a las personas prácticas sexuales seguras; esto ha llevado a la proliferación de enfermedades de transmisión sexual en los países más vulnerables.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 1 millón de enfermedades de transmisión sexual (ETS) son adquiridas todos los días en el mundo. 

ETS y sexo oral: Verdadero Vs. Falso

A continuación, encontrarás una lista de los cinco mitos más comunes relacionados con el sexo oral y la transmisión de enfermedades sexuales. Lee con detenimiento y descubre si tú también has caído en la trampa del desconocimiento.

Es imposible adquirir una enfermedad de transmisión sexual mediante sexo oral 

Esta afirmación es completamente falsa. El riesgo de contraer una ETS como el herpes, la gonorrea y la sífilis es muy alto durante el sexo oral, e incluso pueden adquirirse también infecciones causadas por bacterias o virus, como la hepatitis A y el E. Coli.

Además, existe el riesgo de cáncer por VPH (virus del papiloma humano), el cual se transmite por contacto sexual directo vía oral, anal y vaginal, o bien a través de la piel y las membranas mucosas.

Recomendación: Hágase ver periódicamente por un médico especialista y realícese las pruebas de ETS para evitar sorpresas. Recuerda que existen síntomas evidentes a simple vista y es importante prestarles atención, como la aparición de llagas alrededor de la boca, la vagina, el pene o el ano. Evite tener relaciones sexuales si usted o su pareja presentan estas lesiones.

El sexo oral no necesita protección

Absolutamente falso. Con base en el punto anterior, se sobreentiende que el uso de preservativo es indispensable durante el sexo oral para evitar en la medida de lo posible la transmisión de enfermedades.

Tenga en cuenta que el uso de condón o un dique dental (en caso de estimulación oral sobre el ano o la vagina) lo protegerá de la mayoría de las infecciones de transmisión sexual, pero no lo exime de contraer una.

Recomendación: Existen formas de crear barreras de protección física en casa; por ejemplo, un condón recortado a lo largo de abajo hacia arriba puede ser usado como un dique dental, sobre todo en sitios donde este tipo de recursos no se consiguen fácilmente.

Las medidas de higiene durante el sexo oral son menos exigentes que durante el sexo vaginal o anal

Esto es falso. El pene, la vagina y el ano son regiones muy susceptibles cuando no existen prácticas de higiene adecuadas. De hecho, lo recomendable es darse una ducha antes de tener intimidad para disminuir el riesgo de infecciones y momentos desagradables.

Recomendación: Se aconseja a las mujeres aplicar únicamente jabones de pH neutro sobre la vagina y evitar el uso de desodorantes vaginales, ya que pueden ocasionar irritación y reacciones alérgicas.

El VIH no puede contagiarse mediante sexo oral 

Esta creencia también es falsa. El riesgo de transmisión del VIH mediante sexo oral es muy bajo, pero aun así puede contagiarse cuando existen llagas o heridas abiertas en el área genital de la persona infectada, o si la pareja sexual tiene llagas en la boca o encías sangrantes.

Recomendación: Tener sexo oral con una persona VIH positivo sin contraer el virus es perfectamente posible siempre y cuando se tomen las medidas preventivas. Esto incluye ser honestos con nuestra pareja y responsables de nuestra salud, no ocultar información que pueda dañar la integridad física o psicológica del otro y seguir las pautas de higiene recomendadas por los expertos.

Lo peor que puede pasar durante el sexo oral no es solo un ‘momento embarazoso’. En la medida que seamos conscientes de ello, podremos tomar mejores decisiones y evitar el contagio de enfermedades que, aunque suene exagerado, podrían cambiarnos la vida en un abrir y cerrar de ojos. 

Related Articles

Deja un comentario

¿Es posible ser fiel? Cómo afrontar la infidelidad en la relación de pareja - Walter Riso

Cerramos 2.ª preventa con -30% dto. en:...

-
x