fbpx
Inicio ColumnasPsicología infantil (Infantopsicología) Mitos y prejuicios sobre los abusos sexuales, ¡por favor, no te confundas!

Mitos y prejuicios sobre los abusos sexuales, ¡por favor, no te confundas!

Por Lic. Marcela Monte
mitos-prejuicios-abuso-sexual

Podemos (1) hablar de abuso sexual o mejor de situaciones abusivas, porque rara vez el abuso se trata de un hecho aislado. Estos últimos años los abusos sexuales infantiles se han visibilizado mucho más, cuando se va tomando consciencia de que han sido naturalizados durante generaciones completas así como tantos otros abusos (de poder, de violencia, vinculados al género), y por ello puede ser que nos sorprenda la noticia de alguna situación abusiva en el entorno cercano. Las noticias en los medios pueden provocar cierta distancia respecto de lo que ocurre.

Al tratarse de situaciones que resultan repulsivas o aberrantes de imaginar, la tendencia más frecuente es a descreerlas, anularlas en el registro del cerebro o ignorarlas. Esto lo observo en las consultas y también está descrito en la literatura por expertos en el tema.

Por lo anterior, también suelen demorarse las acciones para alejar a la persona abusadora o realizar la denuncia pertinente; además es un delito que no siempre se denuncia.

Sobre los abusadores

Existen prejuicios y estereotipos acerca de los delincuentes y, por supuesto, de los abusadores; por eso cuesta creer que personas de renombre o que funcionan de manera distinguida en diferentes áreas de la vida, puedan estar involucradas en comportamientos abusivos. La Dra. Irene Intebi, psiquiatra infantojuvenil y psicóloga, es un gran referente en este tema, y de su libro (2) he tomado este listado de conceptos, que podrían hacernos pasar por alto una situación de abuso sexual infantil:

1. Los abusos sexuales son hechos excepcionales.

2. Son problemas de gente pobre, con trastornos, alcohólicos o adictos.
3. Son fantasías de los niños.
4. Las niñas provocan a los adultos.
5. No todas las culturas sancionan los contactos sexuales con niños o entre familiares.
6. Es mejor que la iniciación sexual se realice dentro de la familia.
7. Es un problema típico de estos tiempos.
8. Son las madres las que “entregan” a las hijas (sabiendo lo que está sucediendo).
9. Los hombres no son de fierro.
10. El abuso no produce daños en los chicos.

¡Nada de esto es cierto!

Cada uno de estos 10 puntos tiene su argumentación en contra porque, por supuesto, son falsos: como dato global, alrededor de 20 de personas de cada 100 han tenido alguna situación de abuso. Son los terapeutas de adultos quienes tienen información de esta gran proporción, la mayoría mujeres abusadas por varones y en más de la mitad de los casos ocurre en el hogar propio de la víctima, otras en el del abusador y otras en casa de familiares. Son los adultos quienes tienen la obligación de mantener a raya sus propios impulsos sexuales, razón por la cual no habría ninguna lógica en hablar de provocación por parte de las niñas, ¡cuánta desfachatez!

Por otra parte, si en algún momento en ciertas culturas se han permitido los contactos sexuales intrafamiliares, esto no habilita a que en 2019 sirva de argumento en nuestra sociedad inmersa en perspectivas de Derechos Humanos. Todas las personas deben poder decidir en un marco de madurez e información apropiada sus actividades sexuales, y si una madre conoce o habilita al abuso de un menor a su cargo, simplemente es cómplice del delito. La gran cantidad de consultantes por afectaciones psicológicas, emocionales, de conducta y de relaciones desadaptativas, que en algún momento del tratamiento relatan alguna o reiteradas situaciones abusivas, da cuenta de la repercusión negativa en la vida de las víctimas.

El abuso es una realidad

Aporto a la consciencia y el realismo. Si llegaste leyendo hasta este punto, ya cuentas con mayores elementos para tener un alerta útil.

El abuso sexual infantil es una dura realidad que está ocurriendo de manera constante y creciente, y sus secuelas llegan hasta el suicidio. Que nadie nos quiera confundir.

Referencias y notas

1) NOTA: El uso del genérico masculino denota una simplificación para hacer la lectura más amena, sin propósito de despertar connotaciones de género. Asimismo, en esta temática se usa mucho más el masculino al referirse al agresor, puesto que las estadísticas del sitio oficial https://www.argentina.gob.ar/abusosexualinfantil/estadisticas registra que de las 2.842 llamadas que recibieron denuncias en el Programa “Las víctimas contra las violencias” el género de los agresores sexuales es un 89% masculino, 7% femenino y 4% sin datos .

2) ABUSO SEXUAL INFANTIL En las mejores familias. Editorial Granica.

Related Articles

Deja un comentario

Black Friday: descuentos hasta del 70%

Los descuentos terminan en:...

-
x