fbpx
Inicio ColumnasNeuromanagement aplicativo-El cerebro inteligente Los olvidos de la vida diaria

Los olvidos de la vida diaria

Por Dr. Rodrigo Isaza Bermúdez
Los olvidos de la vida diaria

El Neuromanagement aplicativo trata de que tus funciones mentales superiores se vuelvan habilidades y que desarrolles al máximo tu cerebro inteligente.

Todos nos preocupamos porque algo que se nos olvida, inclusive cosas importantes como el nombre de un hijo, nuestro número de teléfono, la clave de una tarjeta bancaria.

Hay que tener en cuenta que, si la memoria es esencial, el olvido es un mecanismo normal del cerebro.

Las preocupaciones, el adelantamiento mental a procesos que vamos a realizar ocupan la atención y desvían en forma inconsciente información clave.

La rutina diaria, que hacemos como robotizados, no permite que tengamos consciencia de cada paso necesario en las actividades de la vida diaria.

Olvidamos los objetivos esenciales de una acción…vamos a la cocina por un pocillo de café, y encontramos en el camino la barredora, o una toalla mal tirada, inmediatamente procedemos a corregir lo que encontramos desacomodado. Por arte de magia nuestra intención de tomarnos un café desaparece, para acordarnos a la hora de lo que dejamos de hacer.

No podemos perder los objetivos de la acción, a esto se le llama función ejecutiva— planeación escalonada en cada uno de los pasos para tener éxito en nuestro trabajo, pero si en cada momento de los planes, permitimos pensamientos no relacionados con la acción que se va a llevar a cabo, simplemente le hemos dado rienda suelta al cerebro para que se ponga a trabajar en las últimas órdenes o pensamientos que desvían el proceso mental.

Son preocupantes los olvidos cuando “el olvido se olvida”, es decir, cuando no recordamos lo que antes íbamos a hacer y ni siquiera cuando alguien nos lo recuerda, como si no hubiera pasado por nuestra mente.

Nuestra memoria encadena información relevante, lo que es trivial no genera atención, y es por esto que los actos que tenemos que realizar tengan al menos una intención y un esfuerzo para llevarlos a cabo.

¿Quieres tener una actitud proactiva? ¿Puedes mejorar tu memoria y tu atención?”

  • No desvíes tu camino, lo que vayas a hacer no te distraiga con otra acción así sea importante.
  • No permitas pensamientos preocupantes cuando planees algo, realiza lo que vayas a hacer y luego tendrás tiempo para pensar.
  • Haz planes mentales desde que te levantes, no violes el proceso de importancia de los mismos, pero si se dificulta, haz un listado escrito y trata de recordarlos durante el día cada vez que vayas a hacer algo.
  • Manten la memoria activa, lee, haz ejercicio, escribe un cuento, desarrolla la imaginación y trata de memorizar cosas como una poesía, los números de teléfonos de tus amigos o familiares, escríbelos y repítelos.
  • No te hagas mala propaganda “es que yo no tengo memoria”, al final se hará realidad, porque el cerebro se cree tus propias mentiras.
  • Haz una rutina o planeamiento mental desde la mañana, haciendo un balance de lo que debes tener en tus bolsillos o cartera: celular, llaves, documentos, medicamentos etc. Esto genera una habilidad que nunca se pierde.
  • Un ejercicio de atención puede ser recorrer tu casa, mirar cuántos cuadros tienes, recordar lo que hay en tu nochero, contar las escalas para subir a tu piso, mirar la variedad de matas y flores que posees, ordenar tus libros por orden alfabético, hacer un listado de ellos.
  • Anota lo que quieres recordar y luego trata de saber lo que anotaste sin mirar.
  • Apréndete una poesía y repásala con tus amistades.

Por. Rodrigo Isaza Bermúdez. Neurólogo clínico.

Lectura recomendada

Machado S. et al. Aprendizaje y memoria implícita: mecanismos y neuro plasticidad. Rev. Neurol. 2008; 46:543-549.

Related Articles

Deja un comentario