fbpx
Inicio Actualidad Estudio revela que uno de cada tres adolescentes no lee un libro

Estudio revela que uno de cada tres adolescentes no lee un libro

Por Phrònesis
Estudio revela que uno de cada tres adolescentes no lee un libro|

Ya decía Dr. Seuss que, en la medida que nos aventuramos a leer más, aprendemos más, conocemos más y viajamos más. 

Los beneficios de la lectura son incontables; muchas investigaciones han encontrado que leer estimula la neuroplasticidad (expansión de nuestras conexiones neuronales), de modo que adquirimos habilidades nuevas con mayor facilidad.

Leer también ha sido identificado como uno de los mejores métodos para prevenir la depresión y la ansiedad, y un excelente recurso para potenciar la inteligencia emocional y la capacidad para tomar decisiones acertadas. 

Por desgracia, no siempre los beneficios de la lectura son aprovechados por todos. Un estudio reciente publicado por la Asociación Americana de Psicología revela que, en los últimos años, menos del 20 por ciento de los adolescentes en los Estados Unidos reporta haber leído un libro, revista o periódico diariamente por placer, mientras que el 80 por ciento dice usar las redes sociales todos los días. 

Estas cifras son preocupantes tomando en cuenta que, hace apenas 8 años, los jóvenes pasaban más tiempo entre las páginas de un libro, revista o frente a la televisión que sumidos en el mundo digital; sin embargo, la evidencia sugiere que los medios tradicionales han sido desplazados por completo, y con ello, el disfrute de hábitos de vida tan saludables como la lectura.

“De tener mil vidas a tener solo una”

El autor de la exitosa saga Juego de Tronos es reconocido por una sabia sentencia: “Un lector vive mil veces antes de morir. El hombre que nunca lee, vive solo una”. 

Al parecer, son tiempos difíciles en los que muchos jóvenes pasarán a la adultez destinados a vivir solo una vida y privarse por completo de los beneficios de un buen libro.

No es una cuestión de economía o dificultad de acceso; la literatura se ha vuelto increíblemente accesible en los últimos años, con el surgimiento de tiendas dedicadas a comercializar libros de segunda mano que facilitan que cualquier persona interesada pueda encontrar lo que busca a un precio asequible.

La investigación sugiere que se trata, más bien, de una inversión de prioridades; los adolescentes entre los años 70 y 2016 demuestran intereses y hábitos completamente distintos, y una de las principales diferencias es el uso del internet.

Entre 2006 y 2016, los jóvenes de 17-18 años han pasado de navegar por la red 1 hora al día a hacerlo 2 horas diarias; también ha habido un aumento del 75 por ciento en el uso de internet entre los chicos de 15-16 años, y 68 por ciento en los de 13-14 años.

“El día en que la tecnología fabricó una generación de idiotas”

Aunque es bien sabida la opinión de académicos y científicos que consideran el uso desmedido de la tecnología como el acabose de la intelectualidad y la nueva droga que está echando a perder a los jóvenes, los autores del estudio aseguran que estos resultados no insinúan una falta de inteligencia entre los adolescentes, sino una falta de experiencia y capacidad para enfocar su atención por largos periodos de tiempo.

Se considera que la habilidad para leer durante un lapso extendido es crucial para garantizar el entendimiento de asuntos complejos, así como desarrollar habilidades de pensamiento crítico. 

“Las democracias necesitan votantes informados y ciudadanos involucrados que puedan pensar para llegar a la solución de problemas, y eso puede ser más difícil para las personas de cualquier edad ahora que la información en línea es la norma”, explican los investigadores.

Related Articles

Deja un comentario