fbpx
Inicio ColumnasEstrés y vida cotidiana Estrés por las deudas de inicio de año: consejos para no perder la cabeza

Estrés por las deudas de inicio de año: consejos para no perder la cabeza

Por Dr. Rodrigo Mazo Zea
Estrés por las deudas: consejos para no perder la cabeza

Los gastos de fin de año

La temporada navideña es una época de gastos irracionales justificados desde la idea de la celebración y el desborde en las festividades. Esto, unido a que la mayoría de trabajadores reciben dinero extra en diciembre como aguinaldos, primas y bonificaciones, a que los negocios en general tienen un mayor flujo de caja, conlleva a las persona a tener una sensación de “poder” por la disponibilidad de dinero que les lleva a una falacia de capacidad adquisitiva mayor que en cualquier otro momento del año.

Dar aguinaldos, estrenar ropa, salir de paseo, organizar y asistir a fiestas, son algunas de las razones para gastar dinero de manera desmedida. En cierta parte esto está bien, en el sentido de permitirse ciertos gustos o consideraciones que en otro momento son de difícil acceso, pero generalmente exceden las capacidades de gasto de las personas, al punto de endeudarse para tener con qué responder a estas demandas.

Es común que, al no medir las consecuencias de los gastos, se incurra inclusive en malgastar hasta la saciedad, sin dejar los recaudos suficientes para cubrir los gastos necesarios de inicio de año: el colegio de los niños, el mercado, el pago de servicios públicos, el transporte, entre otros.

Recuerdo a un paciente, en una cita al comienzo del año anterior, y afligido por las deudas adquiridas para cubrir sus necesidades de enero, que me decía: “En diciembre todos nos creemos mafiosos, malgastamos el dinero en cosas inoficiosas y cuando ya nos hace falta no sabemos de donde lo vamos a sacar…”.

Estrés por la situación económica de inicio de año

Según Sandin (2003), las situaciones generadoras de estrés pueden clasificarse entre estresores cotidianos e inhabituales. En los primeros, están aquellos estímulos constantes para el sujeto, como las situaciones asociadas al trabajo, la familia, las relaciones de pareja, el contexto social e institucional y los asuntos referidos al dinero.

La situación financiera genera estrés en la medida en que se considere que no se tiene la capacidad para cubrir las necesidades e intereses del sujeto. Al tener esta percepción, la persona puede sufrir una desestabilización emocional asociada a irritabilidad y perturbación, la cual lleva a tener dificultades consigo mismo, la familia y los demás, afectando su desempeño laboral y su equilibrio personal.

Ante las apuros económicos, se suelen buscar soluciones inmediatas que no siempre resultan funcionales. Es común asumir deudas, o sobre deudas, que afectan aún más las finanzas personales. Acudir a entidades bancarias y solicitar créditos que exceden nuestras capacidades o recurrir a préstamos personales o en instituciones informales, se asocia con el incremento del estrés posterior cuando se cumplen los plazos para cubrir las cuotas de los créditos adquiridos. Ante esto, muchas personas incurren en nuevos créditos, es decir “hacen un hueco para tapar otro”, generándose un círculo vicioso inagotable de deudas.

Consejos para el manejo de las finanzas de inicio de año

Es común encontrar consejos de especialistas para el manejo de nuestras finanzas, procurando sanear la relación existente entre nuestros ingresos y nuestros gastos. Seguir estrategias funcionales en el manejo del dinero favorece la estabilidad emocional de las personas y promueve, en cierta medida, la salud mental de las personas.

Haciendo una síntesis de los tips recomendados por los expertos y que pueden ayudarnos a manejar el estrés por la situación económica de inicio de año, podríamos considerar las siguientes recomendaciones:

1. Jerarquizar y priorizar los gastos:

Se debe establecer una jerarquización de gastos en tres categorías fundamentales: gastos básicos ineludibles (alimentación, pago de servicios públicos básicos, salud, educación y compromisos económicos adquiridos), gastos secundarios cotidianos (vestuario, recreación, salidas familiares habituales) y gastos suntuosos (lujos, gustos personales, salidas y paseos extras). Es posible que se deban recortar algunos gastos suntuosos para cubrir necesidades básicas.

2 . Hacer un balance presupuestal:

Una de las claves fundamentales para sanear las finanzas personales es no gastar más de los ingresos que se tienen. Es importante reconocer los límites de nuestra capacidad adquisitiva y planificar los gastos de acuerdo con ello. Gastar más de lo que se gana genera una necesidad irracional de endeudamiento creciente que conllevará a niveles altos de estrés.

3. Buscar nuevas opciones de ingresos:

Para la mayoría de personas, el salario es apenas justo para cubrir sus necesidades e intereses. Buscar ingresos adicionales aporta a la economía personal en tanto nos provee de dinero suficiente para solventar nuestros gastos y cubrir necesidades. Cada persona debe considerar sus fortalezas y opciones de negocio y definir alternativas de ingreso adicional.

4. Aprovechar las ofertas del mercado en inicio de año:

Es común que al empezar el año los almacenes ofrezcan promociones con precios bajos que favorecen las finanzas personales. No se debe caer en la trampa comercial y comprar todo lo que hay en oferta, sino adquirir solo lo realmente necesario. Muchas personas compran un producto solo por el hecho de estar en promoción, sin necesitarlo realmente. En este caso podremos decir que “no adquirir un producto en oferta que no necesitamos nos implica un ahorro del 100 % en la compra”.

5. Tener un ahorro programado:

Una forma de mitigar el efecto negativo de los sobregastos de fin de año, es conveniente establecer un plan de ahorro durante el año y así tener mayor dinero disponible. El ahorro puede ser constante o variable en su monto, y puede ser diario, semanal, quincenal o mensual, de tal modo que podamos tener una disponibilidad económica suficiente. Las alcancías y las entidades financieras formales suelen ser de gran ayuda. Se debe tener cuidado al recomendar nuestro dinero a entidades informales o a personas que no ofrezcan garantías suficientes para cuidarlo.

6. Buscar ayuda externa para cubrir los gastos:

Solo en casos necesarios, es conveniente recurrir a créditos o préstamos económicos para cubrir los gastos básicos ineludibles. Es importante asegurarse que la proveniencia del dinero es legal, con entidades reconocidas, y evitar a toda costa préstamos con entidades informales (en Colombia existen los pagadiarios, o préstamos informales onerosos, y las natilleras, o formas de ahorro informal que ofrecen créditos con intereses muy altos). Los préstamos adquiridos no deben exceder la capacidad de endeudamiento personal. Se debe tener cuidado, además, con el uso excesivo de las tarjetas de crédito.

Por: Dr. Rodrigo Mazo Zea
rodrigo.mazo@upb.edu.co

Bibliografía

Gómez, M. (2018). Prima navideña no es sinónimo de derroche. En: http://www.elcolombiano.com  (diciembre 14 de 2018).

Mazo, R. (2018). Cómo proponerse metas de año nuevo sin sufrir estrés en el intento. En: www.elartedesabervivir.com.

Mosquera, S. (2014). Estrés por deudas. En: Diario el Universo, Ecuador, La revista (enero 19 de 2014).

Ramírez, A. (2017). Diez consejos prácticos para evitar deudas en el nuevo año. En: http://www.livingmoneywise.com

Sandín, B. (2003). El estrés: un análisis basado en el papel de los factores sociales. Revista Internacional de la Psicología Clínica y la Salud, 3(1), 141-157.

Valverde, L. (2018). Siete consejos para que las deudas no lo ahoguen. En: www.crhoy.com/noticias24/7.

Related Articles

Deja un comentario

Black Friday: descuentos hasta del 70%

Los descuentos terminan en:...

-
x