fbpx
Inicio Superación ¿Depresión: enfermedad o sólo un sentimiento de tristeza?

¿Depresión: enfermedad o sólo un sentimiento de tristeza?

Por Phrònesis

¿La depresión es sólo un estado de tristeza o una enfermedad?, la mayoría de las personas no lo entienden y creen que sólo se trata de un sentimiento de tristeza o vacío, pero es más que eso: la depresión es una enfermedad que puede afectar a cualquier ser humano. Se caracteriza por un cambio en el estado de ánimo, en el comportamiento o en la forma de pensar. La depresión puede llegar a perjudicar las funciones mentales y físicas de quien la padece.

La depresión es el resultado de una combinación de factores de predisposición genética, aunado a factores orgánicos y psicológicos.

Para quienes la padecen es muy complicado exteriorizarlo, por pena o vergüenza a ser juzgados por las personas que los rodean, ellos los más cercanos como son la familia o amigos, es normal sentir miedo a decirlo, a contar que nos sentimos demasiado tristes y sin ánimos para nada sin ningún motivo aparente, pero sin embargo es real; y el hecho de no poderlo exteriorizar y tener que ocultarlo lo agrava más.

Existen un sin fin de motivos por los cuales puede ser desencadenada la depresión, como son: problemas familiares o laborales, sentirse demasiado presionado por algo, una ruptura amorosa o la falta de amor por parte de la pareja, algún fracaso, etc.

Son varios los síntomas que pueden presentarse durante la depresión y cuantos más síntomas aparezcan, más difícil será la recuperación.

Los signos más usados, a nivel clínico y de investigación, son los reflejados en el manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-IV) de la Asociación Americana de Psiquiatría, y de la 10ª  edición de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-10).

La CIE-10 establece que un episodio depresivo se diagnostica a través de los siguientes parámetros:

Estado de ánimo depresivo, de duración no inferior a dos semanas.

Situación no atribuible al empleo de sustancias psicoactivas o a la presencia de algún trastorno mental orgánico.

Presencia de síndrome somático: en otras clasificaciones se denominan ‘síntomas melancólicos’ o ‘síntomas endogenomorfos’. Estos son:

  • Disminución o desaparición del interés y la capacidad de disfrute por las cosas que anteriormente resultaban placenteras.
  • Ausencia de respuestas emocionales ante eventos que generalmente, suelen desencadenar reacciones.
  • Alteraciones del sueño: es especialmente frecuente la incapacidad de conciliar el sueño (insomnio de conciliación), la de mantenerlo durante más de dos horas consecutivas (insomnio de mantenimiento), o despertarse al menos dos horas antes de la hora prevista.
  • Empeoramiento progresivo del humor depresivo durante el día.
  • Aparición de lentitud en las funciones motoras o agitación.
  • Disminución marcada del apetito.
  • Disminución del peso corporal por descontrol alimentario (aumento o descenso marcado del apetito) de al menos un 5% en el último mes evaluado.
  • Disminución marcada o ausencia de apetito sexual.
  • Pérdida de la autoestima y de la confianza en uno mismo. Sentimiento de inferioridad no justificado prolongado en el tiempo.
  • Autoreproches constantes y desproporcionados con sentimiento de culpa.
  • Pensamientos de muerte o suicidio recurrentes, incluyendo tentativas.
  • Disminución de la capacidad de concentración y pensamiento. Suele acompañarse de falta de decisión.

Si tienes varios de los síntomas anteriores lo mejor es que pidas ayuda, debes aceptar que no estás en un buen momento, que la depresión es una enfermedad y que, de no ser atendida a tiempo, puede ser causa de muerte por suicidio. No esperes a llegar a este punto, en Phronesis comprendemos que es difícil pedir ayuda, ya que el primer pensamiento es “pensarán que estoy loco”; lamentablemente la desinformación hace que algunas personas hagan comentarios inapropiados sin tener idea de lo que atraviesa una persona en depresión; pero puedes acercarte a pedir ayuda con la persona de tu mayor confianza o incluso con tu médico familiar, él sabrá orientarte y te derivará con la persona indicada para ayudarte a salir de esta depresión.

Necesitas sacar tu fortaleza interior y aceptar que estás enfermo; y que sólo recibiendo la ayuda necesaria podrás superar esta etapa y recuperar tu vida, no estás sólo, pero en la mayoría de los casos de personas con depresión, es necesario que el enfermo dé el primer paso para pedir ayuda.

Por: Editorial Phrònesis

Related Articles

Deja un comentario