Inicio Salud y bienestar Este año sí: ¡cumpliré con los propósitos!

Este año sí: ¡cumpliré con los propósitos!

Por Phrònesis
Este año sí: ¡cumpliré con los propósitos!

Ha llegado el momento de comenzar una nueva siembra de intenciones. ¿Qué pasó con tus propósitos del año pasado? Quizá colocaste una letanía de tareas que en vez de ayudar lo que hicieron fue estresarte. Te proponemos aplicar algunos cambios para que puedas decir con propiedad: ¡este año sí! cumpliré con los propósitos. Comienza el año, la energía está disponible para que expandas, actúes y logres tus metas. ¡Vamos por ellas!

Cinco, cuatro, tres, dos, uno… ¡feliz año!

Los pensamientos van modelando nuestras experiencias. Tu lista de propósitos debe ir en concordancia con tus pensamientos. Es decir, si la lista dice: “comenzar la dieta”, y tu mente dice: “qué horrible es hacer dieta” la discordancia hará que tus aspiraciones queden anuladas.

Por otro lado, debes entender que la lista de propósitos es para ti. Por lo que, al pensar en objetivos imposibles de lograr o que te alejan de tu misión de vida, nuevamente, tus determinaciones quedarán anuladas.

Deseos del corazón

Los deseos del corazón son todos aquellos anhelos de tu alma, aquellos que van dirigidos a tu bienestar espiritual, crecimiento personal y sobre todo aquellos proyectos que nunca harán daño a terceros.

La manifestación material es el reflejo de tus cambios internos. Mientras mejor te conectes con tu corazón, tus deseos serán más congruentes con tu esencia y será más fácil movilizar energía en pro de tus verdaderos sueños.  

Encontrarte con las verdaderas intenciones

Nos puede pasar que la lista de fin de año arrastre todos los despropósitos del año anterior, y la anterior del anterior y así sucesivamente. Por lo que, las verdaderas intenciones quedan en segundo o tercer plano.

Una de las mejores fórmulas para lograr lo que te propones es escribir desde el presente. Comienza por agradecer lo que has logrado, lo que has vivido y lo que has aprendido. Luego, agradece lo que has perdido, aun cuando sientas que aquello que perdiste era imprescindible.

¡El ciclo de la vida es un proceso en el que vamos avanzando según vamos soltando aquello que no necesitamos!

La fuerza del agradecimiento genera una frecuencia de alta vibración, por lo que tu lista de proyectos quedará despejada de todos aquellos objetivos que no están en sintonía con contigo y tus deseos del corazón.

Luego, desde la sintonía del amor propio y el agradecimiento escribe aquello que deseas:

  1. Comenzar
  2. Continuar
  3. Profundizar
  4. Alcanzar

Por último, escribe las razones por la que deseas ese “algo”. Esa es la clave de lo que realmente añoras, son tus propósitos. Es decir, si en vez de escribir “comenzar la dieta”, escribes: quiero ser más saludable, será mucho más sencillo que puedas cumplir con tus intenciones, pues entenderás que más que dejar de comer debes “re aprender” a comer y tu cuerpo y tu cerebro estarán alineados en las consecuencias  positivas.

Expectativa versus realidad

Si te emociona pensarlo imagínate lo que sentirás al concretarlo, pero antes de comenzar a escalar la montaña siniestra de las metas inalcanzables, tu lista debe contener resoluciones reales, conecta tus expectativas con la realidad, comienza con una pequeña meta a corto plazo.

Recuerda: Cada uno de tus objetivos deberá ser realizable al ciento por ciento. Escribe desde tu zona positiva las intenciones de menor a mayor complejidad y evita que tu planificación involucre decisiones, elecciones o deseos de terceros, cada persona tiene sus propósitos.

Deseos Transformadores

Los deseos transformadores son todos aquellos anhelos de tu alma, aquellos que van dirigidos a tu bienestar espiritual, crecimiento personal y sobre todo aquellos proyectos que nunca harán daño a terceros.

¡La manifestación material externa es el reflejo de tus cambios internos! Comienza por pensar en positivo, dirige tu pensamiento a lo que sí puedes y elabora tu lista de propósitos.

La voluntad ante todo

Y… por supuesto, ten presente el más efectivo de todos los actos humanos, ¡la  fuerza de voluntad!.  Permítete poner el foco en la alegría de vivir y en los propósitos por alcanzar: ¡Ponle  mucha y buena voluntad a todo lo que hagas!

¡Feliz año nuevo y que todos tus deseos del corazón se cumplan!

Related Articles

Deja un comentario