Inicio Pareja y sexualidad Solo dame una muestra de amor y te daré todo de mí

Solo dame una muestra de amor y te daré todo de mí

Por Phrònesis

Aquí estoy una vez más pensando en ti, ya eres un pensamiento recurrente. Es evidente que te amo. Sin embargo, no logro descifrar lo que siente tu corazón, solo espero y deseo una muestra de amor que nunca llega. ¿Será que tienes miedo de amar? ¿Por qué tu indecisión? Me guardo la esperanza de que algún día te quedes y que más nunca te vayas, mientras tanto, debo fingir que no me importa y que tu indiferencia no me lastima. La verdad es que, poco a poco muero por dentro y me seco como una rama en invierno, la esperanza de tu amor es lo único que me da aliento. Cada día estoy peor, la verdad es que me pierdo sin ti.

Y parece mentira que aún no te decidas, que después de todo, no sepas lo que sientes por mí. Si lo analizo con franqueza eres una persona cruel, y aún sabiéndolo, no quiero que te vayas. Debería dejar de amarte pero es una tarea que ya he intentado y que se me hace imposible completar: ¡es que no puedo evitarlo!, ¡no logro dejar de esperar una muestra de amor de tu parte! Cada gesto que tienes lo deconstruyo buscando el menor indicio de amor o al menos de compasión: no quiero engañarme, no puedo mentirme. Sin embargo, sigo aquí esperándote y escribiendo esta carta al hombre que me enamoró, pero no se enamoró de mí.

“Yo te daría todo de mí a cambio de una muestra de amor”

Si me lo pidieras, yo te daría todo para que te quedaras: mi vida, mi pasado, mi religión… después de todo no me has pedido que me vaya, pero ¿quieres que me quede? ¿Cuánto tiempo más debo esperarte? Mi corazón solo añora una señal para enamorarse, ¡como si ya no lo estuviera! Es que hasta siento pena por mí, no hay forma de poder amarte más. Me pierdo en tus ojos cada vez que me miras, al punto que mi respiración se corta y no logro pensar nada más allá del verde gris de tu mirada.

¿Qué pudiera ofrecerte si te quedaras a mi lado? Mi amor, mi vida, mis convicciones y sueños, ¿será esto suficiente?, ¿estarás feliz con estos pequeños tesoros? No lo sé; seguramente lo dudas, de otra forma estarías aquí y yo no tendría que volcar mis sentimientos en simples palabras, palabras que no terminan de expresar todo lo que siento y es que el verbo se queda corto cuando se trata del amor, ¿cómo dejar en unas cuantas letras un sentimiento tan trascendental?, es solo un intento que no logra siquiera acercarse a la verdad.

La única verdad que existe es que te amo de manera simple y pura, es lo único que no veo complicado en nuestra relación. Este sentimiento es la luz y claridad de mi existencia hoy en día, es la llama que no termina de extinguirse a pesar de tus desaires, indecisiones y desplantes. Aún no sé porque sigo queriéndote y esperando una muestra de amor de tu parte; este es definitivamente, uno de los más grandes misterios de la vida, al menos de la mía.

Pero, tienes miedo de amar

A veces siento que me amas, pero nos das muestra de amor. Cuando me sonríes es como si lanzaras un anzuelo que me atrapara, en ese momento pienso que ya no vale la pena continuar, llegas tú con tu sonrisa hermosa y me iluminas nuevamente, en ese instante siento que no es tu culpa y que solo tienes miedo; entonces, me lleno de compasión y paciencia y decido seguir esperándote. La verdad es que tus inseguridades te han quebrantado el espíritu, aunque en el fondo sé que se mantiene firme y tú no logras verlo. Es triste saber que no eres capaz de reconocer lo que hay en tu interior, ¡yo lo veo con tanta claridad! y es por eso, te amo y que me quedo siempre. Para mí, eres un espejo en donde me reconozco en todo momento.

Tu miedo te paraliza, te minimiza en todo sentido, no logras darte cuenta que tú eres el peor enemigo que tienes. Tus indecisiones son el resultado del no reconocimiento de tu amor propio. ¡No puedo juzgarte!, en algún momento yo fui igual, hasta que te conocí, pude darme cuenta de todo. Llegaste a mi vida para enseñarme no solo lo que es amar, sino amarme a mí misma. El sentirme identificada contigo me ha permitido darme cuenta de mis debilidades, me ha concedido mejorar y ser otra persona; en realidad, a pesar de todo, me has hecho bien; has sido, sin dudarlo, eres un gran maestro de vida.

Pero, tienes miedo de amar y cuando me acerco, huyes como un pequeño animal asustado. Casi das lástima, ante los ojos de otra persona, seguro no valdrías nada por tu comportamiento. Sin embargo, ante los míos, solo logro ver a una persona que necesita amor. Yo estoy aquí dispuesta a dártelo, de hecho, ya te lo estoy dando sin que te des cuenta, ¡es momento de abras los ojos! Ha llegado la hora de que tomes una decisión y me des una muestra de amor.

Solo me queda esperar y agradecer

A pesar de mi angustia, la cual he dejado retratada en estas líneas, tengo fe. La esperanza aún no se ha esfumado, sigo creyendo que tarde o temprano todo será diferente y que la larga, la espera no habrá sido en vano. Por eso, te sigo esperando y seguiré haciéndolo, al final de cuentas no he perdido nada más que a mí misma, lo que no tiene que ser del todo malo, pues me da la oportunidad de volverme a encontrar y conocerme mejor.

Esto y mucho más te lo debo a ti y por eso, no tengo más que hacer sino agradecerte tu falta de cariño, tu distancia y que no des muestra de amor hacia mí. Todo me ha enseñado a valorar las pequeñas cosas que antes dejaba pasar desapercibidas. He aprendido a mirar lo insignificante con otros ojos.  A darle valor a aquello que nadie valora y ver belleza donde nadie la ve. ¡Gracias amor mío por enseñarme tanto sin saberlo!

 

Related Articles

Deja un comentario