fbpx
Inicio Salud y bienestar Algunas enfermedades que se desarrollan por el uso de la tecnología

Algunas enfermedades que se desarrollan por el uso de la tecnología

Por Phrònesis
Conoce enfermedades que se desarrollan por el uso de la tecnología

[popup_trigger id=”63841″ tag=”span”].[/popup_trigger]

En nuestros días, la tecnología tiene un papel esencial. No sólo recurrimos a ella para entretenernos. Ahora mismo, el uso de la tecnología se ha transformado en una necesidad. Tanto en el ámbito profesional como personal. En las oficinas, por ejemplo, dependemos de los ordenadores, y en los trabajos freelance dependemos de los móviles.

Siempre ingresamos a la web para conocer las últimas noticias, mientras nuestro lavavajillas hace lo suyo. Así pues, la tecnología ha traído grandes efectos positivos, a la vez de otros negativos en la salud de muchos. Lo que, a largo plazo, puede producir una enfermedad grave.

Por tal razón, hoy queremos hablarte de las enfermedades más comunes que son producto del uso excesivo de la tecnología.

Como sabemos, la tecnología día a día se reinventa. Para darnos nuevas y más útiles herramientas que nos facilitan la vida. En este momento, ya contamos con ordenadores del tamaño de un móvil. Es decir que, actualmente, casi todo lo podemos hacer desde los teléfonos inteligentes.  Evidentemente, esta es una gran ventaja, especialmente, para los que trabajan a distancia y necesitan estar conectados las 24 horas del día. Hasta ahí, todo va muy bien, aunque no todos son puntos a favor.

¿Te has preguntado cómo puede impactar el uso de la tecnología en tu organismo?

Continuando con el tema de los teléfonos inteligentes. Es muy importante que, conozcas cuáles son las implicaciones de su uso excesivo para el cuerpo humano. Ya que pueden afectarte tanto física, como mentalmente. A continuación, te presentamos las dolencias más comunes desencadenas por el mal uso de la tecnología…

Síndrome del túnel carpiano:

Es la enfermedad más común por el uso de los teléfonos y el mouse del ordenador. La causa más frecuente se debe a la posición que adoptan nuestras manos a la hora de usar el móvil. Actualmente, cuando pasamos gran parte del tiempo haciendo uso de esta herramienta, nuestras manos sufren las consecuencias.

Este síndrome provoca la inflamación de un nervio que se encuentra en el antebrazo y la muñeca. Por lo tanto, se ve presionado por el túnel carpiano. Lo que ocasiona fuertes dolores en las manos, muñecas y brazos.

Generalmente, se presenta en la mano que más usamos. Dependiendo de la posición que adoptemos mientras hacemos uso del móvil o el mouse del ordenador. Además, podemos presentar sensación de calor o adormecimiento de las manos. Nada agradable para los adictos al uso de la tecnología.

Pérdidas de memoria:

Otro de los efectos negativos de la tecnología y que puede tener implicaciones graves en cualquier ámbito de la vida diaria es la pérdida de memoria. Gracias a la dependencia de los aparatos electrónicos nos pasa que, a la hora de tener una duda, automáticamente recurrimos al grande del internet: Google. Pues bien, al hacer una búsqueda tenemos acceso a tanta información que nuestro cerebro se satura.

Como consecuencia de la lectura de tanta información, en el buscador de Google o en las redes sociales, el cerebro pierde cierta capacidad de retención. Son tantos los datos a los que nos exponemos diariamente que llega un punto en que se produce un colapso. Por lo tanto, nuestra memoria se ve afectada.

Resulta cada vez más común, olvidar muchas de las cosas que queremos recordar a futuro y a las que tenemos acceso en cualquier momento. Desde el ordenador, el móvil o la Tablet y no directamente desde nuestro cerebro.

Para evitar esta pérdida de memoria por búsquedas que a veces son innecesarias de hacer en internet. Los expertos recomiendan volver a la forma que algunos considerarían arcaica. Es decir, volver a los libros y diccionarios físicos. Tomarse el tiempo de leer y buscar lo que se necesitas, lejos del mundo virtual, puede resultar una terapia.

Conflictos emocionales y psicológicos:

Esta es una consecuencia casi exclusiva de las redes sociales. Sucede que accedemos a Instagram o Facebook y vemos cómo son las vidas de otras personas. Recuerda que, en las redes, todo aparentemente es perfecto. Aunque la realidad no sea como la presentan, este tipo de cosas puede traer serias consecuencias para nuestra salud mental. Provocando, en muchos casos, depresión, aislamiento, ansiedad y otros trastornos psicológicos. Sobre todo, en personas inseguras y solitarias para quienes las apariencias suelen ser muy importantes.

Sobrepeso:

Como mencionamos antes, la tecnología ha logrado facilitarnos la vida. Con solo decir que ya no es necesario salir de casa a hacer las compras o a pagar los servicios. Esto es, sin duda, algo muy beneficioso y cómodo para todos.

Sin embargo, desde otra perspectiva, también puede ser muy perjudicial. Tomando en consideración que lo único que hacemos es pasar gran parte del tiempo frente al ordenador. Esto se debe a que, a través de la red, podemos hacer de todo con solo mover los dedos.

Así que, el verdadero problema es ese. Movemos muy pocos músculos, gracias a la vida sedentaria que llevamos. Lo que puede generar aumentos de peso desmedidos y, con eso, otras enfermedades como la hipertensión. Sin hablar de lo perjudicial que es para nuestro cuerpo, mantenerse largo tiempo en la misma posición.

Desordenes nerviosos:

También, el sistema nervioso central es víctima del uso desmedido de la tecnología. La emisión constante de energía electromagnética, exclusiva de los aparatos electrónicos, produce un descontrol en nuestro sistema nervioso. Lo que se traduce en serios trastornos del sueño o insomnio, ansiedad, fatiga y, en los peores casos, cáncer. Por lo tanto, se recomienda regular el uso de los ordenadores, tablets y teléfonos inteligentes.

Además, si cuentas con red inalámbrica en casa, lo mejor es que la apagues por las noches. Recuerda que, son emisiones de energía constantes y perjudiciales para tu salud.

 Problemas de audición y vista:

En nuestros días, se ha vuelto tan habitual el uso de anteojos que muy pocos se preguntan el porqué de esta dolencia tan común. Lo cierto es que, la exposición continua de nuestros ojos a las pantallas de los aparatos electrónicos, provoca serios daños oculares.

Igualmente, ocurre con el uso de auriculares por mucho tiempo y a unos niveles altos de volumen. A largo plazo, pueden debilitar el sentido de la audición e incluso producir sordera total.

Así que, son muchas las razones para controlar el uso excesivo de la tecnología. El secreto del bienestar radica en el equilibrio. Es por ello que, dar un uso equilibrado y no abusivo de la tecnología es fundamental para evitar enfermedades. El uso consciente de las nuevas herramientas tecnológicas es la solución a esta problemática. Vivir conectados a la tecnología sin descuidar nuestro bienestar SÍ es posible.

Referencia:

Semana

Related Articles

Deja un comentario