fbpx
Inicio Superación 8 frases que pueden destruir tu autoestima y debes omitir

8 frases que pueden destruir tu autoestima y debes omitir

Por Phrònesis
8 frases que pueden destruir tu autoestima y debes omitir

El lenguaje es un constructor de  realidad. Las palabras tienen fuerza y nos condicionan las acciones y emociones. Por eso es muy importante prestar atención a lo que decimos y a lo que permitimos que  los otros nos digan, si queremos mantener una adecuada autovaloración. Conoce cuales son las 8 frases que suelen decir las personas tóxicas y que debes omitir porque pueden destruir tu autoestima.

Hay personas que  aprendieron a relacionarse desde la crítica destructiva debido a que  probablemente crecieron en familias disfuncionales, donde era usual la descalificación del otro. Estas personas suelen utilizar frases que pueden destruir la autoestima de las personas a quienes van dirigidas,  si éstas no se protegen y manejan adecuadamente, con asertividad, estas relaciones.

Reconoce lo que dicen las personas tóxicas y defiende tu autoestima.

Un síntoma indiscutible es que son intolerantes con los errores. Son implacables al utilizar el error propio o ajeno para culpar al otro de lo  que haya fallado. Además son invasivas, no respetan la privacidad ni la toma de decisión de los otros. Una persona tóxica te asfixia y destruye tu autoconfiaza si se lo permites. Por ello hay que estar atentos a las frases que suelen utilizar como  torpedos destructores de autoestima.

8 frases que pueden destruir tu autoestima.

1. ¡Tú siempre te equivocas!  

Es común que la persona tóxica no admita matices,  generaliza y evalúa en términos de siempre o nunca, todo o nada. Tampoco admite estar equivocada. Si algo falla la culpa será tuya, por ello debes estar pendiente para emplazarla y hacerle admitir también su parte de responsabilidad.

2. Tú no sabes lo que quieres

Es una de las frases más destructivas porque te minimiza y reduce a un ser incapaz de identificar lo que desea y le hace bien. Permítete disentir, no le prestes atención y atrévete a probar, sabiendo que puede o no resultar,  pero tienes derecho a elegir para tu vida y si esa persona te estima y quiere, deberia apoyarte.

3. Nunca vas a cambiar

Esta frase te paraliza y bloquea toda intención de evolución y crecimiento. Tú sí puedes cambiar, solo debes proponértelo. Identifica los aspectos que no te dejan avanzar, que impiden que te desarrolles, pero para ti, no porque otro te los imponga.

4. Tú sin mí no puedes

Traduce falta de confianza en ti, porque te cree incapaz y reafirma su propia inseguridad a través de ti. Demuéstrale que sí puedes, identifica tu poder personal, proponte metas, involúcrate en cosas que te apasionen y sal adelante.

5. ¡Siempre haces un drama por todo!

Se queja de tus sentimientos y los desestima, haciéndote parecer como débil o que exageras. Pareciera que ante esta persona tú no tienes derecho a expresar si algo te molesta o ha herido. Empieza por defender tu derecho a manifestar lo que sientes y si no desea escucharte,  entonces es que no te valora.

6. Sin mí no lo hubieras logrado nunca

Sobredimensionan su apoyo y minimizan tus logros y capacidad, porque no les conviene tu independencia y desarrollo personal. Incoscientemente te quiere a su lado sintiendote una persona   desvalida.

7. Todo es por tu culpa

La persona tóxica jamás aceptará que tiene un ápice de responsabiidad en lo que sea que no funcione o haya salido mal. Te culpabiliza porque así proyecta sus propios errores y miedos en ti.

8. ¡Te lo dije!

Es el típico discurso que hace sentir culpable al otro y lo confronta con su incapacidad sin darle oportunidad de aprendizaje  y reflexión. Un “te lo dije” lleva implícito la falta de confianza en tu capacidad, es una apuesta a tu fracaso a menos que te refugies en esa persona tóxica que aparenta ser tu ángel salvador.Estas relaciones tóxicas se dan mediante un proceso inconsciente,  entre una persona que persigue y acorrala y otra que acepta las agrasiones verbales, que lesionan su autoestima.

Para romper este tipo de patrón en cualquier relación, es necesario que la “víctima” se empodere y conscientice las expresiones que le dañan  para poner límites en el otro e iniciar un cambio positivo.

Related Articles

Deja un comentario