fbpx
Inicio ColumnasMente sana, vida sana 10 habilidades sociales indispensables para tu buen desempeño

10 habilidades sociales indispensables para tu buen desempeño

Por Dra. Iris Luna
10 habilidades sociales indispensables para tu buen desempeño

Nos pasamos tanto tiempo interactuando con los demás en las redes sociales que hemos relegado a un último plano los elementos más importantes de nosotros como seres “sociales”. Vale la pena retomar las habilidades sociales y trabajar en torno a un conjunto de técnicas y prácticas adecuadas en relación con las personas para mejorar nuestro encuentro con los otros y sacar mucho mayor provecho de la comunicación “real” (no virtual).

En mi anterior artículo hablé sobre qué son las habilidades sociales (HS) y para qué sirven. En esta ocasión te dejo diez HS en las que puedes trabajar y hacer de tu comunicación e interacción con los demás algo exitoso:

1.     Mantén el contacto visual

Cabeza hacia arriba y hacia fuera de tu teléfono, tableta, iPod o portátil. ¿Te ha ocurrido lo siguiente? Cuando visitas el consultorio de tu médico, te has dado cuenta, cada vez con mayor frecuencia, que cuando hablas de tu historia clínica, en lugar de encontrarte con los ojos del especialista, él está tan concentrado en tomar notas en su PC acerca de tus respuestas, que se olvida de que eres parte importante de la plática. Te das cuenta de que él está tratando de asegurarse de que tome las notas adecuadas para documentar tu “historia”, pero una mirada simple desde la pantalla sería agradable ¿No es así? No te olvides, siempre estás tratando con gente y sea lo que sea que tengas que hacer el otro merece ser tenido en cuenta. El contacto visual durante la conversación es una gran habilidad social para poseer.

2.     Usa un lenguaje corporal adecuado

No es lo que dices, sino el cómo lo dices. Las pistas no verbales pueden proporcionar mucha información y hacer que parezca que no estás interesado en lo que alguien está comunicando. Permanece enfocado y abierto a la comunicación. Los brazos doblados, las piernas cruzadas, el cuerpo agachado, el movimiento de tu cabeza y tantas otras pistas no verbales pueden ser un desacierto. Cuando estás diciendo algo, mira la forma en que estás parado o sentado y el mensaje no verbal que transmites.

3.     Reconoce la diferencia entre ser asertivo y ser agresivo

Está bien compartir tu opinión y ser apasionado sobre lo que estás discutiendo, pero ten cuidado de no pisar la línea y proyectar tu opinión de una manera que haga que la persona con la que te estás comunicando se sienta como si estuviera diciendo una estupidez o un descalabro. Si estás bordeando una manera ofensiva o insultante, te diriges inevitablemente a la agresividad verbal. Recuerda que asertividad es la habilidad de expresar nuestros deseos de una manera amable, franca, abierta, directa y adecuada, logrando decir lo que queremos sin atentar contra los demás. Negociando con ellos su cumplimiento.

4.     Selecciona canales de comunicación efectivos

Asegúrate de que estás utilizando el canal adecuado. Por ejemplo, nunca plantees un problema o querella, ni presentes un argumento a través del correo electrónico o redes sociales. No hay emoción en el correo electrónico, y las redes sociales no son el lugar más propicio para solucionar un problema. La emoción, la empatía y los sentimientos son difíciles de compartir a través de una computadora. Reconoce cuándo el encuentro cara a cara es mejor que una llamada telefónica. Incluso, no olvides que cuando escribas, el uso incorrecto de una coma puede cambiar el significado de toda una oración. Así que revisa los textos antes de enviarlos.

5.     La flexibilidad y la cooperación son habilidades sociales esenciales

Desecha esa actitud de que tu manera de hacer las cosas es la manera correcta y la única posible. Aunque puedas sentir que tu forma de hacer las cosas es la mejor, el permanecer flexible y abierto a otra solución es siempre una buena guía a seguir. Ten en cuenta que necesitarás otras personas para llegar a cualquier lugar. Una voluntad abierta para compartir ideas con otros también debe ser acoplada a una mentalidad flexible.

6.     Acepta las críticas sin ponerte a la defensiva

Cuando alguien se presenta con una opinión opuesta a la tuya o cuando te critiquen una posición, no te pongas de inmediato a la defensiva. Escucha bien lo que se dice y absorbe la información, especialmente si es presentada por alguien más experimentado que tú. Aunque no hayas pedido la crítica, está abierto a lo que se dice.

7.     Intenta permanecer con una actitud positiva

¿Quién quiere estar alrededor de personas que tienen siempre una actitud negativa ante las cosas? Las personas positivas son atractivas y suelen ser tomadas en cuenta. Aunque estas tienen sus altibajos en la vida también, no se revuelcan en la autocompasión, la duda y la negatividad frente a los otros.

8.     Aprende a preguntar y no dejes de aprender del interlocutor

Nunca dejes de aprender de los demás. Como parte del desarrollo de grandes habilidades sociales, estar abierto al conocimiento te hace humilde, te hace ver abierto y te mantiene actualizado. A los expertos les encanta responder preguntas sobre lo que los hizo ser un experto. Hacer preguntas (pero no ser molesto o insistente) y mostrarte abierto al cambio te ayudarán a relacionarte con apertura y sencillez.

9.     Muestra respeto y consideración por los demás

No importa su posición en los negocios o en la vida. Nunca te sientas o actúes frente a los demás como si fueras una “diva” o “mejor” que nadie, o que tu experiencia o conocimiento está por encima de los demás. Permanece humilde, aunque seas plenamente consciente de tu potencial. Esta es una gran habilidad social que merece la pena poseer.

10.  Ser humano, antes que nada, es lo que te hace único

Basta con que te sientas cómodo con lo que eres y tengas la convicción de estar haciendo las cosas lo mejor posible. Intenta ser tú mismo, sin voz impostada, sin intentar opacar a nadie. Ser tú mismo no significa ser impetuoso, arrogante, desconsiderado, poco comprometido.

Intenta ser flexible, ponte en los zapatos del otro, sostén la mirada e intenta ser optimista. Sé lo mejor que puedas y la gente querrá estar contigo y compartirte con el mundo.

 

Por: Dra. Iris Luna
Médico Psiquiatra – Máster en Nutrición
Especialista en Sobrepeso y Obesidad
https://www.facebook.com/iris.luna.oficial

Contacto:  iluna@phronesisvirtual.com 

Related Articles

Deja un comentario

CEREBROS DIGITALES: Cómo afrontar el impacto de la virtualidad en nuestra salud mental - Rodrigo Isaza

Webinar gratuito inicia en:

-
x