fbpx
Inicio Pareja y sexualidad 10 errores que cometemos para seguir siendo amigos de nuestros ex

10 errores que cometemos para seguir siendo amigos de nuestros ex

Por Phrònesis
10 errores que cometemos para seguir siendo amigos de nuestros ex

Dice la sabiduría popular que una ex pareja puede ser el mejor regalo de la vida, cuando se convierte en un gran amigo, o ser una gran lección, cuando se transforma en el recuerdo vivo de nuestros errores del pasado.

Hay muchas razones para establecer una relación de amistad con nuestros ex luego del término de un noviazgo o matrimonio; puede que haya hijos de por medio, o que simplemente disfrutemos tanto compartir juntos que prefiramos dejar a un lado los malos tragos e iniciar de cero en otro escenario. También están los que deciden utilizar la estrategia del gato y agazaparse cautelosamente, como quien “no quiere la cosa”, esperando el momento ideal para buscar una segunda oportunidad. No siempre funciona, pero dicen por ahí que la esperanza debe ser lo último que se pierda.

Aunque existen casos de éxito donde una pareja desastrosa o poco compatible resulta funcionar mucho mejor en “plan de amigos”, también hay historias dignas de un Óscar que ejemplifican los desaciertos del corazón. 

A veces, insistir en una relación de amistad con nuestra ex pareja puede ser tan dañino como aceptar una relación de cuatro, en especial porque, muchas veces, el deseo de permanecer cerca de nuestra ex pareja no es en absoluto una muestra de madurez y agradecimiento sino de negación y perpetuo tormento.

Los psicólogos coinciden en la importancia de vivir la transición entre el amor de pareja y un afecto posterior, y saber distinguir una cosa de la otra. Es normal que sintamos cariño por nuestros ex, tomando en cuenta las experiencias vividas, sueños compartidos y metas que posiblemente alcanzamos juntos, sin embargo, cuando no “cruzamos el puente” al dar por terminada una relación amorosa, cualquier amistad que entablemos con nuestra ex pareja será de muy mala calidad.

Imagina salir con tu mejor amigo, con el que nunca has tenido una relación sentimental, y arruinar la velada por un súbito e incontrolable ataque de celos. ¿Imposible? Quizás. Pero sí podría ocurrir saliendo con tu ex “como amigos”, y vaya que debe ser incómodo.

¿Ser amigo de tu ex pareja? Depende de lo que hay detrás

La decisión de establecer una relación de amistad con tu ex pareja debe ser tomada a consciencia y teniendo muy claros los verdaderos motivos. Siempre será entendible que una parte de nosotros sienta la necesidad de aferrarse al pasado de algún modo, tomando en cuenta todo lo que hemos vivido con nuestros ex. Sin embargo, lo que no debemos hacer es tomar decisiones que puedan afectarnos emocionalmente y perjudicar de alguna forma nuestro crecimiento o futuras relaciones de pareja.

Existe una lista de errores básicos que cometen las personas cuando se rehúsan a permitir que sus ex salgan naturalmente de sus vidas. Antes de tomar la decisión de aceptar a tu ex pareja en tu círculo de amigos, echa un vistazo a lo que dicen los expertos y piénsalo dos veces. Recuerda que nada puede ser más importante que tu propio bienestar. 

“Soy amigo (a) de mi ex porque… tenemos amigos en común” 

Entablar una amistad con tu ex solo porque tienen un grupo de amigos en común es un error, de hecho, lo que esta forma de pensar refleja es que prefieres resignarte a lo conocido en lugar de vivir la experiencia de conocer a otras personas.

“Soy amigo (a) de mi ex porque… siento lástima por él” 

Puede que tu ex esté pasando una mala racha luego de terminar su relación contigo, pero eso no significa que no pueda recuperarse. Sentir lástima por él solo contribuye a victimizarlo y restarle empoderamiento; si quieres lo mejor para tu ex, dale tiempo a superar las cosas y tal vez entonces puedan establecer una bonita amistad.

“Soy amigo (a) de mi ex porque… prefiero mantenerlo atado a mí, aunque sé que nuestra relación no funcionaría” 

Las personas no son objetos que puedas mantener atados a ti, a la entera disposición de tus deseos cuando y donde lo requieras. Esto es egoísta y genera un enorme sufrimiento tanto a ti mismo como a los demás.

“Soy amigo (a) de mi ex porque… me siento terriblemente solo” 

Una vez más: no es justo para tu ex que lo ates a ti por simple conveniencia, únicamente para suplir un vacío emocional. Solo tú puedes plantar cara a tu propia soledad; de lo contrario, crearás una dependencia dañina con todas las personas que demuestren algo de interés por ti.

“Soy amigo (a) de mi ex porque… todo tiempo pasado fue mejor” 

Este es el delirio de las personas que se niegan a seguir adelante por miedo a ser incapaces de conocer un mejor partido o llegar a tener una mejor pareja. En realidad, todo está en el desacierto con que aprendemos a evaluar las cualidades de las demás; todas las personas son distintas, se destacan por talentos y formas de ser diferentes, así que es imposible que nuestro ex sea mejor que nuestra pareja actual.

“Soy amigo (a) de mi ex porque… tengo la esperanza de que cambie algún día, y entonces podremos estar juntos” 

Podrían salirte raíces en los pies antes de que tu ex cambie por completo para convertirse en el vivo reflejo de tus fantasías. Antes de aferrarte a este plan, pregúntate si realmente estás dispuesto (a) a esperar, quizás por el resto de tu vida, algo que podría no ocurrir jamás.

“Soy amigo (a) de mi ex porque… prefiero tenerlo como segunda opción” 

Tu ex no es un plato de comida que puedas dejar a un lado en la mesa cuando estás a dieta, es un ser humano con vida propia, con metas y sueños. Quizás tengas éxito al lograr que permanezca a tu lado esperando una segunda oportunidad, pero puedes estar seguro de que, eventualmente, las cosas se pondrán feas y el amor será propenso a convertirse en resentimiento cuando la verdad salga a la luz.

“Soy amigo (a) de mi ex porque… él o ella nunca acepta un NO por respuesta” 

Todos somos testarudos en cierto grado, pero la vida no siempre nos da lo que deseamos sino lo que nos hace falta. Puedes estar seguro de ello. Así que, en lugar de permitir que tu ex te manipule, sé firme con tus decisiones, sé fiel a lo que consideras correcto, y tarde o temprano él o ella tendrá que aceptarlo.

“Soy amigo (a) de mi ex porque… aún me ama” 

Muchos pasamos por lo mismo, pero entenderás que esta es, precisamente, una de las razones principales por las que deberías tomar distancia de tu ex. En una situación así, lo que tu ex pareja necesita es que le ayudes, en la medida de lo posible, a superar el fracaso de su relación. Sin importar lo que haya ocurrido en el pasado, jugar con los sentimientos de los demás no es correcto; la venganza nos envenena y, tarde o temprano, terminamos sufriendo las consecuencias.

“Soy amigo (a) de mi ex porque… aún lo amo” 

Siempre hay una muy buena razón para explicar el fracaso de una relación. No es algo que ocurra por accidente, existen factores como problemas de comunicación, irrespeto, desconfianza, deslealtad, infidelidad, valores y principios incompatibles…

Si aún amas a tu ex y sientes que las cosas pueden funcionar, y él o ella siente lo mismo, hablar podría aclararlo todo; pero si sus sentimientos han cambiado y solo tu amor permanece intacto, toma distancia y date tiempo para sanar.  No hay mal que dure 100 años, ni cuerpo que lo resista. 

Related Articles

Deja un comentario

¿Es posible ser fiel? Cómo afrontar la infidelidad en la relación de pareja - Walter Riso

Cerramos 2.ª preventa con -30% dto. en:...

-
x